Conurbano por la Diversidad es una organización territorial integrada por disidentes sexuales de las periferias bonaerenses que busca intervenir en materia legislativa y aportar a la transformación cultural. Tiene su propia escuela de formación política.

Una persona vista desde atrás, agitando la bandera de la diversidad.

Hace más de un década surgió el movimiento “Jóvenes por la diversidad” que se consolidaría a partir de 2015 como “Conurbanos x la diversidad”. “Somos una organización social con militancia territorial en el Conurbano bonaerense que trabaja la perspectiva de la diversidad sexual en el marco de la defensa de los derechos humanos y la lucha por una patria con justicia social”, cuenta Diego Bocchio, coordinador de la red zona oeste de Conurbanos x la Diversidad

La organización se extiende en zona oeste y sur del conurbano bonaerense, ya que está presente en localidades como Morón, Ituzaingó, Hurlingham, Merlo, Lanús y Moreno, entre otras.

“Lo que nos da identidad es el Conurbano” dice Rodrigo, representante de la ciudad de Merlo. Y continúa: “No es lo mismo ser puto, trava, trans, en la ciudad de Buenos Aires que en un barrio del Conurbano bonaerense, tiene otras complejidades, otra historia, otra demografía, otra situación social”. Por su parte, Juan Pablo Panebianco, coordinador de zona sur, dice:  “Cuando nosotros empezamos a hablar de estos temas en los barrios del conurbano era toda una novedad”.

En tanto, Diego, de zona oeste, cuenta cómo es que comenzó a formar parte de este colectivo: “Empecé mi militancia en diversidad a partir de que un hombre me golpeó en la calle en pleno centro de Morón por el solo hecho de ser puto. Ello me acercó a otros amigos y compañerxs de ruta”, cuenta. Marcos Suárez, representante de Conurbanos x la Diversidad en Moreno comenta algunas de las tareas que realizan desde el movimiento: “Trabajamos para avanzar en la cuestión primordialmente legislativa, sobre todo en las legislaciones municipales de zona oeste y zona sur, aunque también realizamos tareas a nivel provincial y nacional en relación con otras organizaciones”.

Dos personas tomadas de la mano caminando en la marcha, vista desde atrás.
Marcha del Orgullo N°26, de Plaza de Mayo a Congreso. Noviembre de 2017.

 Además, la organización ofrece ciclos de charlas “diversas y disidentes” y proyecta cine debate, realiza festivales, charlas para familias, y abrió una  escuela de formación política LGTBIQ. Aparte, reclama el cumplimiento del cupo laboral para personas trans.

Juan Pablo cuenta cómo es el panorama en la zona sur. “Tenemos trabajo territorial en Lanús, Almirante Brown, Esteban Echeverría y Berazategui, y hemos trabajado en las zonas de prostitución, como la Ruta 4, buscando reproducir programas de inclusión. La primera área de diversidad sexual en  la provincia de Buenos Aires se creó en Lanús, gracias a la gestión de Conurbanos x la Diversidad y la gestión municipal anterior, de Darío Díaz Pérez”.

Diego Bocchio, por su parte, dice: “Tras una década de avances en materia de políticas públicas y legislaciones, desde la asunción del macrismo asistimos a un real cambio de paradigma, con casos de persecución política, un alarmante incremento de la violencia hacia la comunidad LGBTIQ, lo cual incluye una creciente violencia en las calles pero también una extendida violencia institucional. El poder político avala -cuando no promueve- ese odio, esa discriminación y esa violencia que registramos y padecemos a diario en nuestras calles”. Y agrega: “Ojalá algún día lleguemos a esa utopía de una sociedad plenamente igualitaria, libre de discriminaciones y violencias, pero también de desigualdades y exclusiones. En tanto ello no ocurra, tendremos razones para no bajar los brazos y seguir militando cada día de nuestras vidas”, finaliza Diego.

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo
Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anteriorUn ataque a los más vulnerables
Artículo siguienteMuchas causas, un solo grito: “¡Basta!”