Por Eva Coronel Gorojod
Fotografía: Rocío Forte y Milagros González

Más de cien mil personas se movilizaron desde todo el país a la Casa Rosada para reclamar la reapertura de planes sociales, mejoras salariales y medidas para contener la inflación.

Organizaciones piqueteras realizaron una marcha federal bajo la consigna “Por trabajo y salario, contra el hambre y la pobreza”. Los movimientos sociales, nucleados en el Frente de Unidad Piquetera, llegaron desde todo el país a Plaza de Mayo, culminando la movilización comenzada el último martes. Desde las 10 de la mañana se concentraron en las estaciones ferroviarias de Retiro, Once y Constitución para ingresar al microcentro porteño.

“La Marcha Federal es parte del Plan de lucha que hemos definido hace unos meses, hicimos el acampe también y varias movilizaciones. Queremos visibilizar el deterioro de la situación económica y social del país que no se concentra solamente acá, sino que está pasando desde La Quiaca a Ushuaia, de este a oeste”, dijo a ANCCOM Melisa Cáceres, militante de Barrios de Pie- Libres del Sur.

Por su parte, la referente del Frente Popular Darío Santillán, Mónica Hidalgo,  sostuvo que “hay una gran necesidad de manifestar esta situación que, de alguna manera, pone sobre el tapete esta precarización, falta de trabajo, falta de expectativas y desánimo de nuestro pueblo en poder retomar un camino social donde tengamos trabajo con derechos”.

A partir de las 12 del mediodía, comenzaron a escucharse los bombos en los alrededores de la plaza y, desde las 15, llegaron las columnas de organizaciones piqueteras de izquierda entre las que se encontraban el Polo Obrero, el MST Teresa Vive, Barrios de Píe- y movimientos sociales como el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL). Sin embargo, Hidalgo mencionó que “hay una demanda en nuestro pueblo, no sólo de los sectores sociales que se organizan en las clásicas organizaciones piqueteras, sino que también hay varias organizaciones sindicales y agrupamientos de trabajadores que no reúnen las condiciones de tener derechos bajo un contrato laboral”.

Hidalgo destacó que “las organizaciones sociales venimos teniendo fuertes demandas hacia el gobierno. No solamente por la falta de trabajo, sino por la falta de respuesta en lo que es la seguridad social. Hay un montón de compañeros y compañeras que en esta circunstancia donde se han quedado sin trabajo, no tienen la posibilidad de poder cobrar una ayuda social a través de los programas que hay como el Potenciar Trabajo, por ejemplo, porque está cerrado. O no llegan a los requisitos que se necesitan para acceder y se hace un cuello de botella donde muchas personas quedan sin trabajo y sin contención social a la vez.”

Por su parte, Analía Zárate, del FOL, agregó que “no son sólo demandas de organizaciones sociales, sino que la inflación y la crisis económica está afectando a todos los sectores en general. El salario mínimo no alcanza para nada. Esta situación está tocando a todos los sectores de laburantes y entendemos que es un reclamo más amplio”.          

Mientras el INDEC daba a conocer que la inflación de abril fue de 6% y los alimentos aumentaron un 5,9%, miles de personas ya se encontraban frente a la Casa Rosada. Zárate mencionó que “el único alimento del día para un montón de chicos de un montón de sectores es harina y mate cocido”. Desde Resistencia Popular, Mirta González agregó que “no se puede consumir carne, no se puede comprar medicamentos, no podemos mandar a nuestros hijos al colegio abrigados porque comprarlo vale fortuna. No podemos sostener más esto”.

Ayer, el Ministerio de Trabajó publicó en el Boletín Oficial el adelanto a junio del aumentos del salario mínimo. Desde Barrios de Pie- Libres del Sur aseguraron que el salario de cada ciudadano y ciudadana está muy por debajo de la canasta básica de alimentos. El Frente Popular Darío Santillán, por su parte, indicó que el aumento fue antes de lo pactado porque la inflación ya se lo comió: “Los salarios son magros, no podemos resolver un salario que esté más arriba que la línea de pobreza, que pueda contener las necesidades de salud, que pueda ser del trabajo de todos y todas y no de ciertos sectores que consiguen trabajo en blanco. Lo demás es una gran economía informal, pauperizada, en malas condiciones y precarizada. Eso no es agenda para las disputas que hay dentro del peronismo”, dijo Hidalgo.

Al caer la tarde y ante los últimos rayos de sol, más de 100 mil personas que se encontraban bajo las banderas, se preparaban para dar comienzo al acto de cierre. Referentes de todas las provincias, subieron al escenario para finalizar la jornada. Desde el MST de Córdoba, Franca Condori contó: “Cada vez crecen más los jóvenes, niños y adultos que llegan a nuestros comedores y el gobierno, incluso en la pandemia y ahora, se ha cansado de cortar la ayuda alimentaria y de traer comida cada vez de menor calidad. Le estamos exigiendo al gobierno solucionar el hambre a nivel estructural y dar ayuda a los comedores que, hoy en día, lo necesitan más que nunca. Esas son las demandas, entre muchas otras”.

Finalmente, afirmó: “Acá lo que hace falta es un modelo productivo distinto que, nosotros opinamos, tiene que ver con un cambio radical de país por un mundo distinto y es por eso también que luchamos y seguimos movilizando”. 

 

Copy link
Powered by Social Snap