Con María Eugenia Vidal como principal candidata, Juntos obtuvo el 48 por ciento de los votos, si se suman las tres agrupaciones que participaron de su interna. El Frente de Todos no supero su techo histórico y llegó a los 24 puntos. La gran sorpresa la dio Javier Milei, quien obtuvo el 13 por ciento de los sufragios. La izquierda hizo una buena elección en comparación con los comicios anteriores y, si se mantienen estos guarismos en las generales, podría acceder a la Legislatura.

En el marco de unas elecciones primarias a nivel nacional que resultaron negativas para las expectativas del Gobierno nacional. Mientras que Juntos por el cambio superó el 48 por ciento de los votos, el Frente de Todos apenas superó los 24 puntos. La gran sorpresa fue el candidato de Avanza Libertad, el excentrico ultraneoliberal Javier Milei que superó el 13%. Para la coalición gobernante en el país parece un difícil desafío revertir el resultado para los comicios generales de noviembre, en los que se definirán las bancas de diputados de la Ciudad que ingresen al Parlamento.

La cuarta fuerza nacional fue el FIT-Unidad, con 6,22% en CABA con la lista que tiene a Myriam Bregman a la cabeza, un buen resultado en términos históricos. Lejos quedó la lista de Luis Zamora, con su partido Autodeterminación y Libertad, con el 2,65% de los sufragios.

Nuevamente la elección quedó marcada por la polarización, las dos fórmulas principales que se llevaron más del 70% de los votos. Dejando en claro lo viva que está la tan conocida “grieta” que signa a nuestro país.

Al acercarse los minutos para las 21, horario donde se había anunciado que se sabrían los primeros resultados, la ansiedad crecía. La puntualidad no era esperable en esta elección, pero 30 minutos después ya Wado de Pedro, ministro del Interior, se presentó en el Centro de Cómputos para anunciar el 60% de las mesas escrutadas y los primeros resultados disponibles mediante la aplicación para teléfono móvil en Elección Argentina 2021 o a través de la página web.

Crónica de una jornada democrática

  Las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) transcurrieron sin mayores contratiempos en todo el país, marcado por los protocolos sanitarios a raíz del contexto pandémico que atraviesa al país. La participación fue sorpresivamente buena, con números apenas por debajo de aquellas elecciones de medio término en un contexto pre-pandémico, un 68% del padrón electoral ejerció su deber cívico.

Lo extraordinario del contexto llevó a que Ciudad y Provincia de Buenos Aires decidieron entregar un número a quienes todavía estuviesen haciendo fila para emitir su voto antes de las 18, la hora prevista de cierre. Como bien explicó Wado de Pedro en el Centro de Cómputos, una hora después de cerrarse los comicios “Hemos terminado una jornada electoral histórica en paz, con tranquilidad, a esta hora hay 1900 escuelas que todavía están votando. La voluntad, las ganas y el deseo de participar estuvieron presentes”.

La pandemia se esperaba evitaría manifestaciones y grandes actos, sin embargo antes de las 18, ya se veía actividad en cada uno de los centros de campaña.

En el Centro Cultural C, en el barrio de Chacarita, sitio elegido como búnker para el Frente de Todos, se dispuso un a carpa para llevar a cabo la actividad de prensa. Sobre la calle Corrientes, un escenario con una pantalla gigante espera a que lleguen los participantes. Personas de todas las edades, agrupadas y no agrupadas, de a poco se apersonan en el lugar.

La ausencia de funcionarios entre la prensa hacía presagiar que los resultados no eran los esperados. Pasadas las 23 la esperada aparición de la alianza del Frente de Todos se hizo realidad, mientras sonaba “Magia” de Gustavo Cerati. Al escenario subieron el presidente, Alberto Fernández, la vice, Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kiciloff, Sergio Massa, Máximo Kirchner, y los candidatos de las listas de Provincia de Buenos Aires y de Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Alberto Fernández tomó la palabra con un cálido aplauso que lo recibe, y dijo, contundente, “nada es más importante que escuchar al pueblo, tomamos muy en serio muy en cuenta cuando el pueblo se expresa.” Y reconoció que “algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe como queríamos que nos acompañe.” Los allí presentes siguen escuchando atentamente mientras el presidente propuso un trabajo desde “mañana”, para cumplir con lo que no se ha cumplido, escuchar, corregir lo que se hizo mal, y hacer lo que ni se haya hecho. La definición es clara “Esta enorme encuesta que son las PASO para nosotros son un dato que vamos a considerar- explicó el mandatario- la campaña acaba de empezar y en noviembre tenemos que ganarla.”

La alegría otra vez estuvo en Costa Salguero

Como es habitual, la militancia macrista se reunió en Costa Salguero, con el escenario más importante a cielo abierto y una puesta similar a la de 2019. Pocos minutos distaban de las 20, cuando Patricia Bullrich la titular del PRO hacía una declaración a los medios. “Las listas conjuntas de Juntos por el Cambio están haciendo una excelente elección, que nos proyectan en nuestro punto de vista a una victoria nacional. No quiere decir que estemos ganando en todos lados”. Si bien a esta hora ya se encontraban en el lugar el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, la exgobernadora María Eugenia Vidal y el expresidente Mauricio Macri, no se mostraron ante la prensa que estaba allí.

A las 22, una sonriente María Eugenia Vidal agradecía el voto, la confianza de los votantes y sobre todo a las personas mayores que le habían prometido votar por ella aunque no fuese obligatorio. Emocionada declaraba “Esta noche estamos sintiendo un basta tronador en las urnas. Esta noche más de 7 de cada 10 eligió un camino distinto, y ese camino fue el nuestro el de Juntos por el Cambio para dirigirlo.Somos más, tenemos una lista mejor, y vamos a defender mejor nuestras convicciones.”

Festejos a derecha e izquierda

Al escenario de Libertad Avanza, en Balvanera, subían voceros que no figuran en las listas del partido. Como Azabache, artista venezolana que pronunciaba su agradecimiento al candidato a diputado Javier Milei, “Gracias por esta oportunidad que es muy valiosa para nosotros, que nos permita alzar la voz -relataba-. Somos la representación fehaciente de las consecuencias del socialismo del Siglo 21. Un régimen que es hambre, miseria y muerte.”

Los votantes de Milei se hicieron oír al grito de “La casta tiene miedo”, mientras el candidato subía al escenario con rock pesado de fondo. “¡Viva la libertad, carajo!” gritó exasperado Milei, y le respondió un vitoreo furioso. Se escuchaban insultos, gritos en un clima de euforia total, mientras el representante de Libertad Avanza agradecía a todos por estar ahí. Pronosticó que estos resultados son el primer paso en busca de una reconstrucción nacional, aquel paso definitivo para volver a una Argentina potencia. Y en su tono característico manifestó: “No vine acá para guiar corderos, vine acá para despertar leones y los leones están despertando.”

En el otro extremo ideológico, a las 19 el Hotel Tribeca, en pleno centro porteño, el búnker del Frente de Izquierda recibía a Néstor Pitrola, Mercedes Trimarchi, y Gabriel Solano. Con un clima tranquilo, música pop de fondo y mesas dispuestas para sentarse, la precandidata a legisladora por CABA Mercedes Trimarchi dijo a ANCCOM: «En distintas escuelas faltaron nuestras boletas. En este momento estamos en estado de alerta, porque nos están llegando mensajes de varios compañeros y compañeras, que los han sacado de las escuelas sin dejarles fiscalizar. Los militantes de la izquierda estuvieron todo el día y ahora en el momento de contar los votos los echan».

Luego de las 21, mientras los datos continuaban sin aparecer, Myriam Bregman, candidta del FIT-U, declaraba en relación a las expectativas de la elección. «Se está dando lo que está pasando en toda América Latina que es la polarización. No sólo se levanta la derecha sino, aunque a muchos les pese, la izquierda también». Sin resultados todavía, el clima de alegría se acrecentaba porque la boca de urna tenía un buen pronóstico. Actualmente la izquierda no tiene bancas en la Ciudad y si estos guarismos se mantienen en la elección general, podrían ingresar sus representantes a la Legislatura.