Más de 400 organizaciones ambientalistas marcharon de Plaza de Mayo al Congreso de la Nación para exigir la aprobación de la Ley de Humedales que corre riesgo de perder estado parlamentario. Los organizadores denunciaron que el proyecto está "cajoneado" en la Comisión de Agricultura de Diputados. En medio de un debate sobre el modelo productivo del país, la normativa propone presupuestos mínimos para la conservación, protección y uso sustentable de esos reservorios de agua.