Este 24 de mayo se cumplen 9 años de la aprobación de la Ley de Identidad de Género. Sin embargo, la población travesti/trans en Argentina sigue enfrentando discriminación en distintos rubros. Un proyecto surgido para estimular su inserción en el mercado laboral argentino logró dar trabajo a 22 personas de ese colectivo en el 2020.

Contratá Trans es un proyecto de la ONG Impacto Digital que surgió en el año 2018 y funciona como bolsa de trabajo para personas travestis, trans y no binaries. Definido como un programa integral, tiene como objetivo mejorar las oportunidades de inserción socio laboral de las personas trans. Con ese fin, trabaja con ellas para mejorar sus condiciones de empleabilidad, junto con empresas que buscan talento y capacitar a sus equipos en prácticas inclusivas, y con redes para promover espacios abiertos a la diversidad sexual.  

Impacto Digital es una Asociación Civil sin fines de lucro que aborda problemáticas sociales y busca soluciones a través de la tecnología. Hace tres años la ONG se acercó al Bachillerato Popular Travesti Trans Mocha Celis para colaborar en el diagnóstico de la problemática del acceso al empleo formal de la población travesti trans. De acuerdo con las estadísticas de Impacto Digital, el 60% de la población trans ejerce el trabajo sexual, tiene una expectativa de vida de 40 años y el 70% nunca fue a una entrevista laboral luego de asumir su identidad de género. Del restante 30% muchas pasaron por experiencias de discriminación al momento de presentar un currículum o enfrentar una entrevista.

Según un informe elaborado en el marco de una alianza entre Impacto Digital y Fundación Huésped en 2018, surge la propuesta de trabajo de Contratá Trans como un proyecto integral que considera necesario trabajar en dos direcciones complementarias: “Por un lado, continuar incidiendo sobre la agenda pública para lograr avances en políticas públicas y el sentido común de la sociedad para eliminar toda forma de discriminación y transfobia, garantizando el mismo acceso de las mujeres trans a todos los espacios y derechos de los que gozan las personas cis. Por otro lado, mientras se aboga por transformaciones estructurales y de largo plazo entendemos que es necesario apostar por fortalecer trayectorias seguras, y en esta segunda línea inscribimos nuestra propuesta”. 

Incorporaciones durante el 2020

En diálogo con ANCCOM, MaryAnne Lettieri, vocera de Contratá Trans, mencionó que “el objetivo máximo es lograr las inserciones laborales y la empleabilidad en la población trans, seguido de generar ámbitos de trabajo más diversos e inclusivos”. A pesar de la pandemia y “en un contexto de recesión y despidos, hubo sectores que se potenciaron y tuvimos 22 inserciones en 2020”.

Estas 22 inserciones se dan en un contexto desalentador teniendo en cuenta que en 2019, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicó un artículo titulado “Inclusión y diversidad en el mercado laboral: un llamamiento a las estadísticas laborales de LGBT+”, donde enfatiza que la falta de datos grafica que no se toman medidas. En la nota, la OIT destacó que “muchos trabajadores de la comunidad LGBT+ de todo el mundo siguen sufriendo una fuerte discriminación en el mercado laboral. Incluso en países con legislación que protege a las personas de la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género, sigue ocurriendo”. 

Argentina no es una excepción. Según datos de Fundación Huésped en colaboración con la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina (ATTTA), en 2013 más del 83% de las mujeres trans entrevistadas declararon trabajar, incluyendo el trabajo sexual. El 70% dijo trabajar de manera autónoma, mientras el 17% reportó hacerlo en relación de dependencia o contar con un patrón o empleador. De aquellas que trabajaban en relación de dependencia, casi la mitad fueron discriminadas por jefes o compañeros de trabajo, y al 54% de las entrevistadas se les negó un trabajo por su identidad. En el caso de los hombres trans, el 40% trabajaba de forma autónoma y el 37% en relación de dependencia. Al 52% se le negó un trabajo por su identidad de género y el 41% tuvo que dejarlo por la misma causa. 

En este sentido, Lettieri agrega: “Recordemos que el 60% de la población trans en Argentina queda por fuera del sistema educativo o lo termina a edad avanzada, y solamente el 6% logra tener el título terciario o una carrera. En muchas posiciones se pide el recorrido universitario, y no es algo que suceda para la mayoría: un 94% no atraviesa esa pata”.

Los nuevos trabajadores que se incorporaron al ámbito laboral el año pasado lo hicieron, principalmente, en tres áreas. Según Lettieri, “los rubros donde más inserciones hubo fue en tecnología y logística, porque en el contexto del 2020 fueron los que más se potenciaron con la pandemia”. De acuerdo con un informe que realizó la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), en 2020 hubo 1,3 millones de personas que empezaron a comprar a través de internet, un 6% más en comparación a 2019. Así, las ventas online crecieron un 124% respecto al año anterior, lo cual requirió personal para la logística y soporte. Por otra parte, debido a su nulo cese de actividad, el ámbito bancario también precisó nuevos empleados para cubrir personas de riesgo e incorporar nuevos trabajadores a los puestos rotativos de trabajo. 

Obstáculos

“En muchos casos es su primera entrevista laboral, entonces hay veces que las compañías o las empresas no entienden por qué alguien ya tiene 30 años y nunca tuvo un empleo”, señala Lettieri.

Gran parte de la labor con las empresas es eliminar prejuicios, sesgos o desconocimiento. “Que se empiece a entender la realidad, a entender y a ver a las personas trans, sobre todo a las femeneidades, como personas que no solo pueden ejercer el trabajo sexual”, explica la vocera de Contrá Trans.

Por el lado de la población, también hay cosas por hacer, enfatiza: “En el caso de la población y los candidatos/as, el trabajo que se hace es el de volver a armar la autoconfianza para poder presentarse a una entrevista, volver a traer esto de los sueños, de qué queríamos ser, de que queríamos trabajar, cuando años atrás lo pensábamos y después la sociedad te va metiendo en la cabeza que no servis para eso”.

Expectativas para el año en curso

Debido al contexto de aislamiento, la virtualidad se volvió una obligación. Sin embargo, Contratá Trans lo usó a su favor: “Nos permitió poder expandir el programa porque al estar la conectividad pudimos hacer mayores capacitaciones llegando a un público más amplio”. 

Con esta experiencia en su haber, las expectativas de la organización para el año 2021 ya están previstas. En este sentido, Lettieri explicó: “tenemos una proyección de 80 inserciones como mínimo, regionalizar el proyecto en Latinoamérica y federalizarlo en Argentina”. 

A través del decreto 721/2020, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, estableció en septiembre del año pasado el Cupo Laboral Travesti Trans en el sector público, que garantiza un mínimo del 1% de la totalidad de cargos y contratos para personas travestis, transexuales y transgénero. El Proyecto de Ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero Diana Sacayán – Lohana Berkins tiene un carácter más integral aún con miras hacia el sector privado, pero todavía espera su aprobación por parte de la Cámara de Diputados de la Nación. “Mientras tanto, el decreto ayuda a que en el Poder Ejecutivo se vayan realizando inserciones. Eso también contagia la política de pensar inclusión laboral trans, porque se articula con municipios, provincias y otros sectores del Estado”, agrega Lettieri.