El 7 de abril, Día Mundial de la Salud, trabajadores sanitarios autoconvocados de Neuquén continuaron con las medidas de fuerza iniciadas hace más de 40 días. Los reclamos se originaron luego de un acuerdo entre los dirigentes provinciales de ATE y UPCN y el Poder Ejecutivo provincial. ¿Por qué el gobierno desoye los reclamos?

Agentes sanitarios de la provincia de Neuquén volvieron a manifestarse con movilizaciones y cortes de rutas este jueves 7 de abril en el marco de reclamos sindicales, salariales y de mejores condiciones laborales. Los hechos sucedieron desde las 3 de la madrugada, cuando comenzaron los primeros cortes en la que se conoce como la “Ruta del Petróleo”. “Llegamos a tener siete cortes en simultáneo en la zona petrolera”, confió a este medio la exlegisladora provincial por el PO-FIT Gabriela Suppicich, quien también se desempeña como Trabajadora Social del Hospital Plottier.

Los cortes se replicaron en otros puntos de la provincia, como Junín de los Andes (sobre la Ruta Nacional 40, a la altura del puente del Río Chimehuín) y Zapala (sobre la Ruta Nacional 22, en la zona conocida como El Cristo). Ambos comenzaron tres horas más tarde. Además las asambleas de Villa La Angostura, los manifestanets decidieron realizar una movilización por la mañana en el centro para apostarse luego sobre la Av. Nahuel Huapi, donde realizaron una olla popular “con vecinos de la localidad, agrupaciones como Mujeres en Red, la CTEP, ATEN y el Movimiento Evita”, contó Ezequiel Luna, integrante de Autoconvocados y enfermero del hospital local desde hace nueve años. En relación al turismo, sostuvo que no hubo inconvenientes y que a pesar de quedar pocos turistas, recibieron con calidez los reclamos.

En la zona norte la situación fue un tanto particular: según relató el médico generalista del Hospital Zonal Chos Malal, Fernando Canu, la asamblea de autoconvocados resolvió entregar un petitorio al intendente para luego marchar a la Zona Sanitaria 3, donde harían una permanencia hasta las 16 junto a vecinas y organizaciones sociales que apoyan el conflicto.

Otras fuentes, que por cuestiones de seguridad prefirieron reservar su identidad, confesaron a este medio que el intendente estaba en un acto político partidario en un predio del Estado. Allí se hizo presente un grupo de manifestantes para pedir al jefe comunal que cumpla con su promesa de recibir el petitorio que llevaban las Autoconvocadas. Mientras tanto, en la capital provincial se manifestaron integrantes del Sindicato de Profesionales de la Salud Pública de Neuquén (SiProSaPuNe) y el Sindicato de Enfermería de Neuquén (SEN), explicó a este medio Noemí Alemany, Secretaria Gremial de los profesionales.

Corte en Villa La Angostura

Según relatan las distintas fuentes, la jornada estuvo marcada por el creciente apoyo de la sociedad y organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y partidos de izquierda que se expresaron mediante comunicados públicos y con fuerte presencia en los cortes. Quien también cumplió un rol importante para que la jornada se lleve a cabo fue la conducción nacional de ATE que llamó al paro por el “Día Mundial de la Salud” y le dio el marco legal a los trabajadores del área para que puedan expresarse. Así lo explicó Suppicich: “Nosotros no podríamos haber salido a la huelga si el sindicato ATE Nacional no hubiera llamado al paro”.

Los cortes de ruta finalizaron cerca de las 17 en simultáneo. Sin embargo, cuando la jornada parecía culminar sin ninguna anormalidad, en tres de los cortes cercanos a la localidad de Añelo se votó por la permanencia indefinida. Según fuentes de Salud, cuentan con el apoyo de la población y las comunidades Mapuche colaboran en los cortes.

El conflicto, ya cubierto por ANCCOM, sigue creciendo a pasos agigantados. Sucede que una vez finalizada la protesta del Jueves Santo, el gobierno provincial subió a sus redes sociales recibos estimativos con los aumentos otorgados. Esta acción le dio pie a la fracción de ATE que responde al Secretario General de la filial Neuquén, Carlos Quintriqueo, para argüir que el conflicto finalizará una vez depositado el sueldo. Rápidamente los distintos actores en lucha comenzaron a alzar la voz repudiando las acciones del gobierno y desmintiendo la información publicada. Estos hechos no hicieron otra cosa que generar un efecto adverso ya que el accionar del Poder Ejecutivo fue repudiado también por aquellos agentes de la sanidad que aún no habían adherido a ninguna medida de fuerza.

Marcha de trabadores de la salud en Chos Malal.

El malestar social siguió en ascenso al día siguiente, cuando un grupo de manifestantes se acercó al homenaje a los caídos en Malvinas para comunicarse con el gobernador y las cámaras captaron el momento en que un acompañante de Omar Gutiérrez rompía un cartel alzado por una trabajadora de salud. En este contexto, la ministra de Gobierno y Seguridad, Vanina Merlo, que se encontraba presente en el acto tuvo que salir a dialogar con las Autoconvocadas presentes. Desde este sector celebran de manera irónica “el primer contacto con un representante del gobierno” después de casi dos meses pidiendo audiencias. Ante este panorama, desde la asociación de Familiares, Amigos, Vecinos, Enfermos Agrupados (FAVEA) se organizó una caravana por la ciudad de Neuquén en apoyo al personal de salud.

“Con la finalidad de ensuciar a los que luchan, Quintriqueo salió a decir que los autoconvocados éramos un elefante con el que no sabía cómo bailar, si había que agarrarnos de la trompa, de la cola, pero no sabía que los elefantes andan en manada. Entonces lo resignificamos, lo hicimos símbolo de la lucha”. Y esa manada parece ser cada vez más grande porque el lunes 5, con los recibos de sueldo en mano, la bronca escaló otro peldaño y el argumento de Quintriqueo y Gutierrez cayó por su propio peso. “Pedimos aumentos, recibimos descuentos”, rezan los carteles que llevarían el día siguiente a las instalaciones del Centro Administrativo Ministerial (CAM), de cara a una nueva asamblea interhospitalaria que definiría las acciones de ayer. Según denuncian los protagonistas, los descuentos por días de paro fueron al azar, por lo tanto arbitrarios e injustificados.

Dos agravantes más sumaron a multiplicar la “manada”. Por un lado, cuando trabajadores administrativos de la Subsecretaría de Salud se acercaron a saludar a la asamblea Interhospitalaria, encontraron las puertas del CAM cerradas con candado. A pesar del reclamo de los presentes para que abran las puertas, no apareció ningún responsable del edificio que cumpla el cometido. De todas maneras, la solidaridad fue expresada por personal de la Subsecretaría con aplausos desde dentro del edificio. Por otro lado, en ese momento llegó una noticia que cayó pésimo en el conjunto de la sociedad: el diputado provincial por el PTS/FITU Andrés Blanco publicó en su cuenta de Twitter que la Legislatura provincial había aumentado la dieta de los legisladores un 30%, cifra cercana a los $70.000. Con ese aumento los miembros del parlamento provincial llegarían a cobrar cerca de 300.000.

Los trabajadores y trabajadoras que hace más de un año dan pelea contra la pandemia en primera línea y que buscan mejorar su estado de ánimo y las condiciones de trabajo de cara a la inminente segunda ola, recibieron la noticia como un atropello del gobierno que pretende desgastarlos. La concejala por la ciudad de Neuquén Natalia Hormazabal, que comparte el espacio político con Blanco informó a ANCCOM que inmediatamente conocida la noticia presentaron en conjunto un proyecto de ley “para que los diputados cobren el mismo salario que una enfermera”. Por su parte, Campos calificó al aumento de dietas como “obsceno” y denunció que “muchos agentes de salud no llegan a cobrar lo que ellos se aumentaron, dicen que no hay plata en el medio del conflicto. Es una tomada de pelo”.

Los embates del gobierno contra la “primera línea” no hicieron más que echar leña al fuego. Esto explica que cada vez sean más los agentes que acompañan los reclamos encabezados por el sector de autoconvocados, más las organizaciones políticas y las instituciones civiles que instan al gobernador a sentarse a dialogar y que cada vez más sectores de la sociedad se solidaricen con quienes los cuidan, no solo en pandemia. “Lo que ocurre es que la pandemia nos atravesó a todos, nos la bancamos poniendo plata de nuestro bolsillo para trabajar”, explicó Gabriela Suppicich. “Estuvimos en la primera línea, sin los equipos de protección al inicio. No tuvimos licencias, nos expusimos y expusimos a nuestras familias. Y la pandemia también atravesó a la gente entonces hacen un espejo con las condiciones de trabajo que han tenido que atravesar, de los familiares que perdieron o que se enfermaron. Y eso, sumado a lo que perdió el poder adquisitivo del salario, genera empatía. Entonces a través de la lucha de salud de alguna manera se cuela toda esta situación y hay una empatía en ese sentido. Con los que más empático te podés sentir es con los que sabes que estuvieron cuando vos la pasaste mal”.

Por el momento la intensidad de la lucha bajó y sólo se mantienen 3 cortes por tiempo indefinido en la zona de Vaca Muerta. Mientras esperan ser convocados por Gutierrez. Desde Autoconvocados informaron que el día viernes 9 a las 18 se realizará una caravana en simultáneo en toda la provincia para exigir al gobierno que se siente a dialogar.