Massacre, la banda formada en la Ciudad de Buenos Aires en 1986 y que tiene más de 30 años en la carretera, está preparando disco nuevo y se presenta este domingo 9 en el Cosquín Rock, esta vez en modalidad virtual. Walas, su cantante, aprovecha para hablar sobre el actual paisaje musical argentino, describe la dinámica del grupo a la hora de crear un nuevo álbum y ofrece una mirada sobre el futuro bastante particular.

El últimos disco que lanzaron, Biblia Ovni, fue en el 2015. Además del recital que dieron en Obras en 2017 por los 30 años de la banda, ¿qué otras cosas hizo Massacre en estos cinco años?

Infinidad de cosas. Primeramente, tocamos en vivo en el circuito en el que lo hacemos nosotros: La Trastienda, Groove, Vorterix y Niceto. Hicimos centenares de shows de rock. Después lo que armamos varios shows de psicodelia, a los que llamamos “Massacredélica”. Puntualmente, dimos cuatro shows de psicodelia en lugares con butacas, con la gente sentada; en el Coliseo, en la Usina del Arte, en el Teatro Gran Rivadavia y en la Cúpula del CCK, que fue televisado. También hicimos dos videoclips para el disco Biblia Ovni, uno para el tema “Niña Dios” y otro para “Muñeca roja”. Entre otras cosas, nos fuimos a Las Vegas y Los Ángeles, con dos nominaciones a Mejor Disco y Mejor Canción en los Latin Grammy, así que también anduvimos por las alfombras rojas. Todo esto mientras tocábamos por todos los festivales del país. Y yo tuve el orgullo de cantar en el Colón canciones de Gustavo Cerati con la Orquesta de cincuenta músicos. Antes de la pandemia, tuve la suerte de ir a Abbey Road, el famoso estudio donde grabaron Los Beatles, en calidad de productor, con la banda PUM, que fueron los ganadores del año pasado del concurso Camino a Abbey Road. Y probablemente me esté olvidando de muchos más highlights en estos años.

Con más de 30 años de carrera y habiendo experimentado la subida y caída en popularidad de distintos géneros, ¿cómo ves que el trap sea la cara actual del nuevo movimiento musical argentino?

Yo considero que la música representa los estados de ánimo de las décadas. Hay épocas más anfetaminicas, como por ejemplo la de 1980. Después la década de 1990 se caracterizó por las guitarras distorsionadas del grunge. Y yo creo que el rap, el trap está ocupando ese momento en el que están los chicos jóvenes, que es una época si querés, más espiritual, más reflexiva, más para adentro y más fumona. Entonces, esta nueva movida musical ocupa esa atmosfera medio profunda, lenta, cíclica y humeante si se quiere.

En enero de este año anticipaste que ya estaban trabajando en un nuevo disco y que tenían seis demos ¿Pudieron avanzar mucho más antes de que arrancara la pandemia?

Sí, hasta que empezó la pandemia ya teníamos el demo de seis canciones, producido por Juanchi Baleirón. Después vino el aislamiento y nosotros seguimos trabajando de forma remota con los Massacre, lo cual fue duro. Me encanta el proceso de grabar. Vivo en un barrio donde tengo a muy pocas cuadras el estudio profesional que era de Gustavo Cerati. Por el otro lado, tengo cerca el estudio doméstico, casero, de Gustavo. Después, para arriba, otro estudio donde ya hemos pre-producido y producido que se llama Osa Mayor. Fico, nuestro guitarrista, tiene su estudio a dos estaciones de acá. Sin embargo, teniéndolos tan cerca, no puedo darme el lujo de hacer lo que tengo tantas ganas de hacer, que es entrar en estos estudios y grabar. Espero que pronto lo podamos hacer.

¿Cómo se manejan para terminar de grabar este nuevo álbum en esta época de distanciamiento social? ¿Sigue en pie lo de sacarlo este año?

Nosotros somos cinco. Esto significa que podemos seguir trabajando ya que somos cinco individuos completamente distintos y con los roles bien administrados. Yo me encargo de la parte estética y de la parte poética. Después esta El Tordo, que tiene más noción de todo lo referido a lo técnico, como Pro Tools, computadoras, programas. Él es el más científico del grupo. Y por último está Fico, nuestro guitarrista multinstrumentista, que él es productor directamente. Ha producido infinidad de discos y de bandas, por lo que él es el que más sabe de todo. La verdad que nos llevamos muy bien. Ahora ya tenemos un disco de once canciones. Tenemos más pero nos cerramos a laburar sobre estas 11 para no abrir tanto la cancha y estamos viendo para lanzarlo lo antes posible.

Una de las características de Massacre es la autogestión ¿Cómo te llevas con las nuevas tecnologías que le permiten a uno ser su propio músico, productor y difusor?

La verdad que yo soy mas vintage, soy más analógico. Siempre hago el chiste de que tengo mi casa llena de equipamientos del 1 a 1. Cosas de los ochenta y los setenta, más algunos tesoros de los sesenta. Pero esta bueno, porque eso nos hace un poco vintage, un poco classic y un poco modernos. Todos esos elementos conviven en armonía en Massacre.

El 8 y 9 de agosto se va a dar la primera edición online del Cosquín Rock y ustedes forman parte de la grilla. ¿Cómo se preparan para este show tan particular? ¿Están emocionados?

Justo en un ratito voy a tener un ensayo con la banda en formato zoom. Estamos recontra ansiosos por vivir esa experiencia porque, primeramente, nosotros lo vamos a hacer en tiempo real. Nuestro show no va a estar grabado. Lo vamos a trasmitir desde La Trastienda, que es nuestro segundo hogar. Con los Massacre debemos tocar ahí al menos diez veces por año. Y lo interesante es que no vamos a tocar en el escenario, sino que abajo, en el piso, donde estaría el público. Con lo cual las cámaras se van a poder mover alrededor nuestro, y se va a generar una cosa divina, como de ensayo abierto. Incluso la gente puede participar, ya que estando en tiempo real nos pueden alentar, pedir temas, putearnos o lo que sea. Yo lo veo muy parecido a la experiencia del Mundial, porque la gente lo disfruta desde el sillón de su casa, tomándose una cerveza con unas papas fritas, y no todo el mundo viaja al lugar a alentar al equipo que le gusta. La mayoría lo ve desde la comodidad de su casa. Y en el caso este, va a ser a nivel global, o para los terraplanistas, a nivel plano. Así que en esa fechas nos van a tener ahí, tocando para salvar el rock mundial.

Entre tantas teorías conspirativas y mentalidades apocalípticas ¿Cómo te imaginas que va a ser el mundo después de esto? ¿Algo va a cambiar o seguirá todo igual?  

Yo tengo la teoría de que esto que estamos pasando es un test. Definitivamente estamos siendo sometidos a una especie de prueba por parte de gente muy superior a lo meramente humano, muy superior a la guerra entre China y Estados Unidos. Eso es solamente parte de la prueba que estamos pasando. Por supuesto que la pandemia trajo su flor de grieta. El Boca-River que nos proponen claramente es salud vs. economía. A partir de esto, cada uno va a elegir de qué lado quiere estar y ahí veremos quién pasa la prueba y quién no, si salimos más espirituales o si seguimos siendo capitalistas.