En los debates maecroeconómicos -y, por supuesto, los que se dan en estos días sobre de la deuda externa- suelen aparecer disociados de las consecuencias que ocasionan en la vida cotidiana de los habitantes. Rosalía García, de la Unión de Trabajadores de la Tierra, analiza este divorcio y señala quiénes son los verdaderos acreedores.