Secretaria de Cultura de Avellaneda, la actriz Victoria Onetto reconstruye la historia (personal y política) que la llevó a la función pública. La tarea de generar conciencia con el arte y las “diferencias” con las gestiones de Cambiemos en la Nación y la Provincia. (Nota publicada el 31/1/2019)
Victoria Onetto, actriz y secretaria de Cultura y Promoción de las Artes del Municipio de Avellaneda.

La plaza Alsina de Avellaneda tiene el ritmo habitual del mítico distrito industrial, un ir y venir de vecinos con identidad propia. A pocos metros, sobre la calle Sarmiento y cerca del Centro Municipal de Arte, se encuentra el Teatro Roma, declarado Bien de Interés Histórico Nacional en 1997 y reinaugurado en 2015, luego de una serie de refacciones.

La secretaria de Cultura del municipio, Victoria Belloni Onetto, recibe a ANCCOM en ese espacio emblemático. Funcionaria desde julio del año pasado, la mediáticamente conocida actriz -también cuenta con un posgrado internacional de FLACSO-  desanuda la historia que la llevó a incursionar formalmente en la política, reconstruye las marcas de la autogestión y reivindica las políticas públicas que convierten al teatro y las actividades culturales en “herramienta de transformación social”.  

En su escritorio, bordeando una de las lámparas, hay un pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. También carpetas y papeles entre los que se alcanza a ver un organigrama que traza la compleja estructura del organismo. “Es un trabajo diario enorme, que incluye  tarea territorial con catorce centros descentralizados y 180 talleres”, explica.   

La asunción como coordinadora de Contenidos del Teatro Roma, primero, y luego al frente de la Secretaría implicó visibilizar otras facetas de su vida pública. ¿Cómo vivió el recorrido desde el mundo del espectáculo hacia la gestión?

En realidad, yo soy actriz desde los trece años y tengo una gran pasión por esta profesión.  Luego del nacimiento de mi hija Eva, empecé a entender que el teatro no era solamente una herramienta para entretener, sino también una herramienta poderosa de transformación social, en el sentido de que es un espacio en que el mensaje se transmite de una manera más sensible y también es recibido por el espectador de esa forma. En esa primera infancia de mi hija no abandoné mi profesión, pero empecé a producir mis propios espectáculos. Me di cuenta que así, elegía los temas que me interesaban trabajar. Ahí empecé a entender lo importante que es el teatro cuando llega a la gente, cuando uno logra democratizar la cultura y que los vecinos y vecinas puedan acceder a bienes y servicios culturales.

¿Esa etapa coincidió con la decisión de formarse en gestión pública?

En el 2015, cuando perdió el peronismo y ganó el neoliberalismo, supe que lo que iba a venir no iba a estar bueno y sentí que era el momento de formarme en el marco del conocimiento.  En ese momento me presenté en FLACSO y su director, Alberto Quevedo, me comentó sobre el posgrado en Gestión en Políticas Culturales y Comunicación que tenía un cinco por ciento de cupo para aquellos que sin tener carrera de grado acreditaran un recorrido por lo cultural. Eso fue durante todo 2016 y presenté un trabajo final sobre el teatro como herramienta de transformación social con una mirada específica sobre género.

Cuando tuve aprobado el trabajo final vine a tocarle la puerta a Jorge (Ferraresi, el intendente de Avellaneda). Así, literalmente, buscando el teléfono de la Intendencia. Vine a verlo porque, como peronista que soy, siempre lo consideré y lo considero un dirigente que se distingue por sobre los demás, por su virtud, compromiso político, ético e ideología. En principio le presenté un proyecto para desarrollar un ciclo de teatro con perspectiva de género en el Teatro Roma.

«Empecé a entender lo importante que es el teatro cuando llega a la gente», dice Onetto.

“Roma bien de mujeres”…

– Exactamente. Al poco tiempo me citó y me dijo que iba a asumir como coordinadora de Contenidos del teatro. Lanzamos una convocatoria y se presentaron setenta obras (de cooperativas y también artistas ya consagrados). La respuesta fue contundente y nos dimos cuenta que abordando una problemática social estamos entendiendo al teatro como herramienta de transformación. También pudimos movilizar toda una industria cultural que en el contexto general está bastante detenida. Unos meses después, Ferraresi planteó elevar el rango de Cultura a Secretaría y acá estamos.

Una de las políticas que más trabaja el Municipio en lo cultural son las de Memoria, Verdad y Justicia, un tema que conecta con su historia familiar…

Creo que no es casualidad que en esta etapa de mi vida esté transitando esta experiencia, ocupando este lugar. Es parte de un legado. Mi padre fue un luchador, idealista y en ese sentido llevo en mi sangre parte de nuestra historia nacional militante (NdeR: militante de las Fuerzas Armadas Peronistas, Manuel Belloni fue asesinado en 1971 durante la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse). Y creo que es la única manera de proyectarnos hacia un futuro en el que la Memoria, Verdad y Justicia vuelvan a ser políticas de los Estados nacionales y provinciales. Cuando veo la forma de actuar de este gobierno, digo que no es casual que ellos quieran imponer una amnesia colectiva negando nuestros símbolos patrios, fechas patrias, no festejándolas, no saliendo a la calle. Entonces me parece importante tenerlo como eje de gestión que atraviesa a su vez a las cuatro Direcciones que dependen de la Secretaría.

¿Cómo conviven desde la gestión con un contexto provincial y nacional de signo político tan diferente?

Avellaneda es una islaPor su historia, por su presente y por su futuro ha sido y seguirá siendo la cuna de la resistencia.  El Teatro Roma es la estrella, lo más visible, porque fue puesto en valor con la gestión de Cristina (Fernández de Kirchner) en 2015 y con el intendente Ferraresi.  Nosotros nos damos cuenta al chequear la audiencia también, obviamente los vecinos y vecinas son los que colman el teatro y nosotros hacemos una gran política territorial para fomentar eso, pero también recibimos muchos espectadores de Capital Federal, o Lanús, o Quilmes donde no hay una política cultural tan activa con la posibilidad de acceder a obras de teatro de primerísimo nivel. Estando a quince minutos del Obelisco, donde hay obras en la calle Corrientes a 800 pesos, acá se accede a esos espectáculos  por 100. También nos pasa con los artistas que se van felices, agradecidos. A nosotros nos alegra ser tan distintos.  

¿Cómo vivió la reacción del mainstream cultural a su designación?

– Yo avisé que iban a saltar (risas).  Nunca imaginé que se iban a enojar tanto. Justamente los mentores de la meritocracia y de acceder a los lugares con merecimientos y capacidades reaccionaron de una manera que hasta se podría analizar como violencia comunicacional. Y el mayor insulto se sugería por ser mujer, actriz. Yo estoy acostumbrada y sé cómo funciona el medio. Lo único que me da miedo, es cuando mi hija tiene fiebre y no se le baja con ibuprofeno. Además, ya me había bancado operetas sin tener un banque, una estructura. En este momento tuve al intendente y todo Avellaneda, compañeros y compañeras que me manifestaron su apoyo. Fueron meses de un aprendizaje enorme. Después nuestro objetivo fue mostrar el trabajo a través de la gestión.

¿Cómo evalúa la perspectiva de género en el ámbito artístico y el impulso de las demandas por mayores derechos?

Soy parte del colectivo Actrices Argentinas, somos casi trescientas actrices que algunas participamos más, menos, tenemos nuestras agendas, nuestros trabajos, pero estamos muy conectadas todo el tiempo. Lo que pasó en 2018 fue un disparador desde la lucha por la legalización del aborto. Ese fue el motivo que nos unió y creo que ahora lo que se formó es muy interesante. La violencia que sufrimos en los ámbitos donde desarrollamos nuestras actividades interpersonales, más allá de nuestras profesiones, es enorme. Toda mujer a la que le preguntes si sufrió acoso en su ámbito laboral te va a decir que sí. Porque está naturalizado. Cuando pasó lo de Thelma (Fardin), actrices de mi generación con las que hablaba, amigas y compañeras, planteábamos que nosotros lo que tuvimos que vivir fue una locura.  Hoy no podría ser eso. Si que Thelma haya hablado sirve para que actores, productores y directores no naturalicen la violencia y el ejercicio del poder cuando tienen ese lugar sobre alguien subordinado, y que encima es una mujer, ya es algo que estamos ganando. Antes no se podía ni hablar. El programa de Francella con la nena, hoy no se podría hacer. Entonces son muchos los avances y derechos que hemos logrado. Yo me considero feminista, pero no soy especialista, seguramente cometeré un montón de errores, porque uno a veces también se encuentra diciendo alguna palabra que después piensa que no la debería decir. O mi hija de doce años me marca cosas. Todos somos víctimas, tanto mujeres como varones de una cultura machista/patriarcal porque estamos formateados de esa manera. Lo que tenemos que lograr es cambiar esa estructura. ¿Cómo? Para mí, a través de la educación y la cultura. 

«Que Thelma haya hablado sirve para que actores, productores y directores no naturalicen la violencia y el ejercicio del poder»,