«Respeto a la diversidad corporal. Basta de imposición binaria y gordofobia. No a la normalización de cuerpos e identidades intersex”. Son las insignias que despertaron en Adrián la necesidad de salir a marchar, de romper con lo establecido. “ Se lo que se siente ser rechazado por no «encajar», por ser diferente”, expresó.

@edriam tiene 24 años,y se considera gay. Se crió en una familia religiosa; para él solo había papa y mama.

 La marcha significa que los derechos están, pero no se respetan.“Me gustaría que me traten como si no estuviese haciendo nada malo”. La deconstrucción está en marcha, pero no alcanza. “ La separación de la Iglesia del Estado es fundamental. La comunidad LGBTTIQ+ tiene muchas formas de amar. No es cuestión de entender sino de dejar SER con libertad y respeto”.

#OrgulloLGBTI+ #Orgullo #DíaDelOrgulloLGBTI+ 

Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anteriorAnahí. Historias LGBTI+
Artículo siguienteGabriela Mansilla. Historias LGBTI+