El Centro porteño se llenó de mujeres que se peinaron, se maquillaron y se vistieron como Evita para homenajearla en el centenario de nacimiento.

Al cumplirse 100 años del nacimiento de Eva Péron, la agrupación Les Muchaches Peronistas lanzó una convocatoria para todas las mujeres que se aventuraran a caracterizarse como ella, con rodete, vestidos y faldas de época, para rendirle homenaje y marchar por las calles de la Ciudad de Buenos Aires. La acción replicó una idea de la Colectiva Mixta de Cultura, una agrupación rosarina que propuso el proyecto –según expresó- como un aporte más para derrotar del neoliberalismo, expresado hoy en la Alianza Cambiemos.

El punto de partida fue la Legislatura porteña, dado que en ese edificio emblemático funcionó una oficina de la Fundación Eva Perón, además de ser el lugar donde el pueblo la despidió, tras su fallecimiento.

Desde las 14, en la esquina de Diagonal Sur y Perú, peinadores y maquilladores esperaban a sus seguidoras, mujeres de todas las edades, profesiones y rubros. Mujeres payasas, mujeres obreras, maestras, militantes, estudiantes, amas de casa, niñas, cantantes, médicas, fotógrafas, documentalistas, periodistas, bailarinas, actrices, travestis, lesbianas, que se acercaban  entusiasmadas y expectantes de participar.

Desde de la Legislatura, la caravana de Evitas caminó hasta la Plaza de Mayo repartiendo volantes y recitando los discursos más emblemáticos de la líder peronista, pero también adaptándolos y reinterpretándolos a la actualidad de las luchas por la legalidad del aborto y la igualdad de derechos para las mujeres. La apuesta se propuso mostrar la gran heterogeneidad de Evitas que hay entre ayer y de hoy: la Eva descamisada, la Eva balarina, la Eva abortera, la Eva travesti, la Eva trans, la Eva afro, la Eva Madre de Plaza de Mayo, la Eva trabajadora, etc, etc.  

El acto terminó con una batucada y cientos de Evitas festejando, tomando la calle, haciendo pueblo y memoria.

Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anteriorSoftware libre, conocimiento público
Artículo siguiente“Un shopping para pobres”