Cientos de militantes autoconvocados, miembros de organizaciones sociales y gremialistas se acercaron este lunes, desde el amanecer, a la Casa de las Madres de Plaza de Mayo para defender al célebre organismo de derechos humanos ante el inminente allanamiento judicial dictaminado con la excusa de inventariar su documentación. La multitud que se convocó en la puerta impidió el operativo ordenado por el juez Fernando Perillo.