El Cineclub Tigre presenta todos los viernes de febrero, en el Museo Reconquista, una experiencia cultural para disfrutar del género de terror: cine, teatro e improvisación, gratis y al aire libre.

La lluvia constante, las luces apagadas y un sonido estremecedor que proviene de la oscuridad ambientan el auditorio del Museo Reconquista de Tigre. Aún faltan 15 minutos para que empiece la proyección, pero de manera imprevista una luz se enciende en el centro del escenario. Un científico aparece junto con su ayudante para darle vida a un cuerpo tumbado sobre una mesa. Inmediatamente, una figura gigante se levanta. ¡Está vivo! ¡Frankenstein está vivo! Más personajes -que representan al pueblo- ingresan a la sala para matar al monstruo, que mezclándose con el público se acercan lentamente con gritos ensordecedores, mientras el científico logra huir del lugar. Sin embargo, la muerte de Frankenstein es inminente. La breve interpretación de la película “Frankestein” de 1931 del director James Whale, fue una introducción de lo que luego sería la exhibición del film en la quinta edición del Cine Club Tigre.

“Es una propuesta para que los vecinos puedan disfrutar del cine vintage de terror al aire libre en verano. Es para toda la familia, con películas habladas en castellano y con las representaciones en vivo del Grupo Teatral Kenneth, lo que le da un toque más terrorífico”, explica Ricardo Gil, uno de los coordinadores del evento que se repite todos los viernes de febrero, a las 20 horas, con entrada libre y gratuita en el Museo Reconquista, ubicado en la calle Padre Castañeda 470. El evento, está organizado por el Municipio y la Subsecretaría de Cultura de Tigre.

En conversación con ANCCOM, Pablo Aranda, otro de los encargados de llevar a cabo el Cineclub Tigre comentó que la temática tiene que ir por lado de lo bizarro, de lo apto para todo público y que tenga que ver con el terror en lo posible. “Cada año agregamos más material, pero siempre tiene que ser de décadas entre el ´30 al ´80”, agrega.
Los actores del Grupo Kenneth también dieron su opinión acerca de lo que significaba estar en el Cine Club y aportar con sus recreaciones a la trama. Antonina Gallotti, integrante del elenco afirmó: “Me parece genial que nos den la oportunidad de estar acá en este evento, ya que podemos hacer teatro de forma libre e interactuar con las personas. Obviamente tenemos la dirección de nuestra directora Melisa Callero, pero el estar cara a cara con la gente te da un aprendizaje que solamente se adquiere con la improvisación, algo que quizás arriba de un escenario solamente lográs cuando rompes la cuarta barrera”. Del mismo modo, Gastón Pereyra, quien encarnó el personaje de Drácula, se mostró muy entusiasmado de participar por primera vez en esta clase suceso: “Fue una experiencia genial, me encanta todo lo que es terror y es maravilloso ser parte de todo esto. La verdad que la gente nos recibió muy bien y me conmueven las distintas reacciones del público
conmigo y mis compañeros, algunos se asombran y se asustan, otros se acercan a sacarse fotos, pero siempre con buena onda”. Nora quien asistió junto a su marido Luis y su nieta expresó su felicidad por estar presente un año más en este evento. “Me parece interesante ver la diferencia entre el cine de antes y el actual. A mi nieta, por ejemplo, le dio risa toda la película, pero porque es de otra generación y ellos están acostumbrados a otro tipo de
cine”. Por otro lado, Susana quien también asistió con su familia, compartió su gusto por el cine de terror y exclamó “me gusta mucho el espectáculo previo, es algo increíble lo que hacen los actores”.

La próxima semana que viene se dará el cierre del Cineclub con la película “El monstruo de la laguna negra” del año 1954 y dirigida por el director Jack Arnold. La función se exhibirá a las 20 horas y también se realizarán sorteos con distintos clases de premios para todo el público.

Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anteriorFemicidio, un documental que le grita al silencio
Artículo siguiente#Verdurazo