El cantante Rubén Patagonia y la banda Che Joven se unen para reivindicar el folclore y la música precolombina. Una puesta artística que también conlleva un mensaje político.

Dos propuestas musicales reivindican la cultura de los pueblos originarios en Buenos Aires. Rubén Patagonia encarna una de ellas y Che Joven, otra. El primero acumula un recorrido con la música de 50 años, en los que fusionó el folclore con la denuncia de las problemáticas sufridas por las comunidades nativas de este país. “Fundamentalmente el despojo, la discriminación, el olvido. Y en estos tiempos mucho más, porque se los quiere demonizar, como que están en un estado salvaje, que son los borrachos, los criminales, los que andan armados. Los grandes medios de difusión quieren borrar ese ser humano que cuenta con una cultura totalmente apegada a la Madre Tierra”, puntualiza Patagonia.“Lo esencial en esto es el compromiso real de que la canción, la poesía, la música sirvan para visibilizar la problemática actual de los pueblos originarios de toda Argentina”, agrega.

Rubén Patagonia posando vistiendo un poncho, foto en blanco y negro con fondo de árboles.
Rubén Patagonia, de origen tehuelche, lleva 50 años en el camino de la música.

“Yo no estoy en contra de la industrialización, de todo lo moderno, pero indudablemente en las comunidades, lejos de las grandes ciudades, uno puede vivir tranquilo, en paz”, remarca Patagonia, de origen tehuelche,  nacido en Comodoro Rivadavia y radicado en Córdoba: “Hay una canción que seguramente la vamos a cantar,‘Crónicas de un niño mapuche’, que realmente ve las dos realidades, por un lado el Día del Niño de las grandes ciudades donde se va al shopping a comprar juguetes y los niños de las comunidades que sin tener ningún shopping juegan con lo que tienen en su entorno cosmográfico, no necesitan de plástico” explica.

La combinación de ambas propuestas artísticas tiene larga data. Los músicos ya se presentaron juntos en el pasado Festival de Cosquín. “En realidad venimos, poco a poco, juntándonos con Che Joven. Hay unión y afecto. Me da mucha fuerza para seguir adelante saber que este camino lo van a transitar ellos con un mensaje comprometido con la realidad que nos toca vivir”, dice Patagonia”. Y añade: “Ya estuvimos en Cosquín, estuvimos en el sur y tenemos afinidad en el mensaje y la música que hacemos.”

Che Joven, banda liderada por Pablo y Marino Coliqueo, tiene una trayectoria de 22 años en el ambiente de la música folclórica, y fusiona su sonido con influencias del rock y de otros estilos musicales. “Venimos de un seno familiar donde nuestro papá es de origen mapuche y nosotros nos sentimos mapuches también. Empezamos a mixturar nuestras raíces, lo que mamamos desde pequeños, con los colores del folclore. Eso es Che Joven, una fusión entre la música precolombina y la de las diferentes corrientes migratorias que han llegado a la Argentina”, cuenta Pablo.

Rubén Patagonia y Che Joven posando con puños en alto y guitarras, foto en blanco y negro.
Rubén Patagonia y Che Joven presentan su espectáculo, UlkanFolil-Raíz que Canta, el 19 de mayo en Niceto Club.

El grupo, originario de Los Toldos, provincia de Buenos Aires, tiene éxito tanto dentro como fuera del país, y está organizando una gira por Latinoamérica que incluye Chile, Bolivia y Ecuador, además de otros proyectos. “Andamos en planes de salir al exterior a la brevedad, ya estuvimos trabajando con la embajada de Bolivia, ahora tenemos un encuentro con la embajada de Ecuador para también ampliar los horizontes de Che Joven y esperamos que este año se concrete lo que estamos anhelando con más fuerza, que es la gira por los países nórdicos, que ya estamos con un precontrato firmado y esperando nomás la confirmación de las fechas”,  refiere Coliqueo.

Ambos hermanos trabajan juntos en la composición de la música y de las letras. Pablo también opina sobre la forma de trabajo que comparten con su hermano: “Es muy fuerte y es maravilloso porque implica lograr que una familia persevere en el tiempo, más allá de la música, más allá del arte, es una coloratura de un pueblo nativo que sigue por medio de dos personas gritando a los cuatro vientos ‘acá estamos’. Y en ese sentido los dos tenemos una convicción muy fuerte: no importa dónde cantemos, cantemos con todo, no importa si hay una persona o hay miles, cantemos con todo, no importa si tenemos un gran escenario con puesta de sonido y de luces o si estamos en el patio de una casa de alguien que nos invitó a comer un asado, cantemos con todo”.

Al hablar de su público, el integrante de Che Joven también confirma que su composición es amplia. “Por suerte la música que hacemos es una música que le gusta al que escucha folclore y le gusta al rockero, de hecho el año pasado hemos sido partícipes de varios festivales de rock y es muy intenso. En los conciertos que hemos dado nos hemos estado presentando en La Trastienda, y se ha llenado la sala con un público variado.” Este sábado 19, junto a Patagonia, tendrán una nueva oportunidad de reencontrarse con sus seguidores. Presentan su espectáculo UlkanFolil-Raíz que Canta, a las 21 en Niceto Club.

Rubén Patagonia con instrumento, foto en colores y fondo de lago.
Rubén Patagonia fusiona el folclore con la denuncia de las problemáticas sufridas por los pueblos originarios.
Print Friendly, PDF & Email
Compartilo