El Equipo Argentino de Antropología Forense relató el procedimiento empleado para la identificación de 90 combatientes caídos en la guerra de 1982. El relato tuvo lugar en la ex Esma ante una sala colmada de público.

El lunes 2 de abril, tres miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) brindaron una charla abierta en el Museo Malvinas, ubicado dentro del predio de la ex Escuela de Mecánica de la Armada. El auditorio, que lleva el nombre del ex combatiente Orlando Pascua, se colmó de gente dispuesta a escuchar a los encargados de llevar a cabo el procedimiento de identificación de soldados caídos en la guerra, quienes explicaron con notable sensibilidad las etapas e implicancias del trabajo que realizaron recientemente en el cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas.

Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur.

Los tres representantes del EAAF, Mercedes Salgado, Carlos Maco Somigliana y Carlos Hurraco, respondieron todas las preguntas formuladas por Federico Lorenz, director del Museo. Explicaron en qué consistió el proceso de exhumación de restos y contaron cómo fue el contacto con las familias de los soldados. El Equipo, fundado en 1984 con el objetivo de identificar a las víctimas de la represión clandestina impulsada por la última dictadura cívico-militar, se abocó en 2012 a un proyecto por demás complejo y doloroso. Luego de que la Cruz Roja Internacional asumiera el papel de mediadora y contactara al Reino Unido para establecer los acuerdos necesarios, el EAAF comenzó a tomar muestras de sangre de los familiares de los caídos para compararlas con los restos óseos extraídos del cementerio.

En diciembre de 2017 logró identificar a 88 personas y había dos casos en los que existía una hipótesis probable pero las conclusiones no llegaban al umbral del 99,95 por ciento necesario para la confirmación positiva. Finalmente, en enero se tomaron nuevas muestras y esta vez el resultado de ambos casos fue exitoso. En total, 90 soldados resultaron identificados. La intervención del EAAF se realizó en 121 sepulturas pero una de ellas contenía los restos de dos personas, por ende, aún quedan 32 combatientes no reconocidos.

Carlos Somigliana remarcó el carácter sumamente profesional del equipo de trabajo y de la Cruz Roja y destacó la labor del ex capitán británico Geoffrey Cardozo, quien se ocupó de sepultar dignamente a los soldados argentinos y de conservar sus pertenencias. Con respecto a los 32 caídos no identificados, los antropólogos afirmaron que inmediatamente se pondrán a trabajar y a tomar muestras de sangre de las familias restantes.

Mercedes Salado Puerto, Carlos Somigliana y Carlos Hurraco, miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense. Charla sobre el proceso de identificación de soldados caídos en Malvinas realizada en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur.

Mercedes Salgado contó cómo vivió la experiencia de viajar a las Islas con los familiares de los combatientes que, por primera vez, tenían la certeza de estar hablando con su hijo o con su hermano y aseguró que nunca antes había visto algo así: “En un momento —recordó—, el cementerio se convirtió en una burbuja, no sé cómo explicarlo, era como un silencio. Había muchísima gente y transmitían paz. Había personas que llevaban las fotos de sus familiares, de sus hijos, nietos, que les presentaban todo lo que había pasado luego de 30 años. Le presentaban la vida que ellos no habían podido vivir y eso era una paz inmensa”.

Por su parte, Somigliana definió el proyecto de identificación del EAAF como una forma de saldar la deuda con todos los familiares de los soldados de Malvinas: “Durante muchos años —señaló— la gente llegaba al cementerio y se les decía que si no encontraban el nombre de su ser querido eligieran cualquier cruz, y lo cuento para que se den una idea del maltrato al que fueron sometidas estas familias”.

En este sentido, Salgado agregó que “hay una necesidad de lo físico, de la presencia, del contacto. A nosotros nunca nos tocaron tanto las manos como en este caso. Estábamos impactados porque muchas madres nos decían ‘me da paz verles los ojos porque fueron las últimas personas que lo vieron’, y nos tocaban las manos porque éramos las últimas personas que los habían tocado”.

Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur.

Por último, Somigliana planteó que “Malvinas tiene como connotación haber sido un tema dejado de lado tantas veces. Por una vez es el centro del escenario, y sentimos honor de haber trabajado en esto”.

Mirá el video de la charla publicado por el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur

En el auditorio, los aplausos sonaban cada vez más fuerte y cuando el director del Museo propuso que el público hiciera comentarios y preguntas, emanaba del ambiente una emoción palpable. Madres, padres y hermanos de aquellos jóvenes de 18 años que ahora permanecen inmortalizados con su identidad, con su nombre y su apellido, dejaron caer las lágrimas dolorosas y en cierto punto reconfortantes que aguardaban en sus retinas hace muchísimos años. En el marco de la Conmemoración por el día del Veterano y los Caídos en Malvinas y 36 años después del siniestro despliegue de una guerra absurda, el Equipo Argentino de Antropología Forense llevó a cabo, y lo seguirá haciendo, una tarea necesaria y concreta con total responsabilidad y brindaron a todo el mundo y sobre todo a los seres queridos, la posibilidad de identificar a aquellos soldados que hasta hace poco eran desaparecidos.

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo
Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anteriorCooperativismo a la carta
Artículo siguienteNuevas marchas contra la minería a cielo abierto