Los nuevos formatos online permitieron el nacimiento de nuevas emisoras que cada vez suman más oyentes. Claves del fenómeno y desafíos para mantener la magia.

Un living, una sala de estar, tazas con restos de café y varios mates circulando. Al fondo, una habitación pequeña dividida por un vidrio. De un lado, paredes recubiertas con goma espuma, una mesa, con cuatro o cinco sillas; algunos micrófonos, varios auriculares. Del otro lado de la pecera, una consola, una computadora y muchos cables.  Algunas son viejas casas remodeladas, otras son monoambientes grandes en edificios de oficinas y otras son los clásicos departamentos. Algo tienen en común: la pasión para transmitir información con la voz.

Son muchas las formas que existen para escuchar radio, pero la tendencia a hacerlo de forma online creció y comenzó a imponerse en los últimos años. Lo novedoso es la creciente masividad de la escucha. Y también la aparición de nuevas radios: sitios web de una sola emisora (que puede tener una radio que vaya por antena), sitios web de ofertas múltiples y las aplicaciones para teléfonos móviles y tablets. “La radio online y el contenido on demand ya no son el futuro, son el hoy”, afirma a ANCCOM el productor de radio Nacional Folklórica y especialista en el tema, Pedro Patzer.

Futurock desde su estudio, en pleno programa.

La primera “estación de radio” por Internet (online), “Internet Talk Radio”, fue desarrollada por Carl Malumud, en 1993, en los Estados Unidos. En febrero de 1995, surgió la primera estación de radio exclusiva por Internet de tiempo completo. Fue bautizada como Radio HK y emitía música de bandas independientes. Actualmente existen tutoriales y guías para montar una  radio online. Las condiciones de creación de sonido cambian y ya no es necesario tener un estudio. Con una computadora, un micrófono y conexión a Internet, cualquiera puede transmitir.

Según una investigación del último mes de la consultora IBOPE, sólo el 53,7% de los encuestados (población de ambos sexos de 12 a 75 años), escucha la radio. De esa cifra, solo el 4,15% escucha esa misma radio también de manera online. Sigue prevaleciendo la escucha offline.  

Carlos Ulanovsky, periodista y autor de Días de radio,  un libro emblemático sobre la historia de la radiofonía en la Argentina, considera que con los adelantos tecnológicos actuales el medio tiene otras posibilidades de desarrollo. “Hoy desde una mesa con una computadora, los jóvenes se pueden armar una radio por Internet. Yo creo que los medios van en esa dirección. Serán temáticos o no serán nada”, explica en diálogo con esta agencia.

“los medios serán temáticos o no serán nada”, dice Carlos Ulanovsky, periodista y autor de Días de radio.

El horizonte de desafíos se amplía. El jefe de producción de Radio Belgrano AM 950, Juan Pablo Romero, advierte que “el formato AM (Amplitud Modulada) actualmente es un formato difícil, que debe adaptarse”. Radio Belgrano fue una de las primeras radios en el país. Sus oyentes eran fieles, escuchaban toda la programación. Sin embargo, como todas las emisoras, hoy enfrenta otra competencia: la tendencia de los usuarios a despertarse y prender la televisón para informarse. “Hoy a la radio la alimenta buscar un tema chiquito, potenciarlo con las redes sociales y con la televisión. La mayoría de los informes de la televisión se alimentan de cortes de programas de la radio. La radio va a permanecer siempre con la inmediatez, la tele es más difícil. El tema lo instala la radio. Después lo desmenuza, para bien o para mal la televisión, pero lo instala la radio”, agrega optimista Romero en diálogo con ANCCOM.

Agustín Gulman, creador de Radio Border (una señal que nació en lo digital), opina que las radios online son, definitivamente, “otro lenguaje”.  

Y advierte que las nuevas plataformas tienen que incluir mayores contenidos y mezclar varios lenguajes. En su página, por ejemplo, ofrece un sector de noticias actuales, una plataforma para ver la radio por streaming (que sería una suerte de televisión), y el canal para escuchar la radio online.

“Las radios online vamos hacia ese formato. Creo que hay cierto fetichismo de los medios de ver qué es lo que está pasando y del ´dame un poco más´. Creo que tiene que ser gradual y que tiene que tener un mix. No es televisión, pero tampoco radio tradicional”, advierte. .

Contemporáneas de Border, también vieron la luz La Rocker, Radio Colmena (funciona dentro del Centro Cultural Matienzo), Radio a la Calle, Radionauta y Radio La Bici, solo por citar algunas de las propuestas más visibles.

Julia Mengolini
“Todo un grupo con una misma identidad nos habíamos quedado sin radio”, explica Julia Mengolini.

Actualmente, existe una radio cuya identidad nació en el dial. Su frecuencia modulada (FM) era el 93.7, pero el 30 de diciembre del año pasado el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, decidió que la programación de la Radio Nacional Rock debía ser otra. En diálogo con ANCCOM, la periodista Julia Mengolini -una de las mentoras del nuevo proyecto- agrega que la radio Futurock nació con la impronta de ese antecedente inmediato. “Todo un grupo con una misma identidad nos habíamos quedado sin radio”, explica.

Varios de los ex Nacional Rock se propusieron continuar con el proyecto. Por costos, desecharon la opción de hacer radio por frecuencia y optaron por el éter cibernético. “Las radios online son medio amateurs. Alquilan los espacios y meten programaciones que terminan siendo un mosaico. Queríamos una programación sencilla, que funcionara como cualquier otra radio, con tiras de programa, con pauta, con sueldos, y tenía que ser por Internet”, agrega Mengolini. Con estudio propio en el barrio porteño de Almagro, Futurock ya lleva en la web casi seis meses y tiene más de 140.000 IPs únicos.

Más allá de los cambios tecnológicos y las nuevas tendencias de escucha, Patzer opina que “lo importante es tener algo para decir”. “¿Qué sentido tiene hacer algo sin contenidos? La radio con los podcast es más radio que nunca. Comienza a haber otras posibilidades. “Un podcast es una radio a pedido. Te permite profundizar temas específicos”, explica.

El futuro es siempre un gran acertijo. “El espectro radioeléctrico es finito, no hay más frecuencias disponibles. Entonces si querés crear una radio tiene que ser sí o sí online. No sé bien qué va a pasar, pero me parece que hay una tendencia a ir digitalizando todo”, suma Mengolini.

Para Gulman, “la radio por antena va a seguir por una cuestión cultural y porque la Argentina está bastante atrasada en materia tecnológica”. Y puntualiza: “La radio tradicional va a seguir existiendo como sigue existiendo la televisión, que también está en crisis. Yo creo que es cuestión de un par de años, de un cambio cultural y de que los empresarios se den cuenta que la radio online sirve, funciona y que estaría bueno que inviertan en ella”.

Más allá de los cambios tecnológicos y las nuevas tendencias de escucha, Patzer opina que “lo importante es tener algo para decir”.

Romero es menos optimista. “No sé si llegará el apagón tecnológico, pero yo creo que a nosotros nos va a costar. Estamos en Argentina, en donde no llega bien la señal a todos lados, y además tenemos otras costumbres. Si cuando estás en el auto, en el colectivo o en tu casa, no escuchas radio online, ¿por qué la vas empezar a hacer ahora? Entonces, a lo mejor hay que prestigiar más las caras o las voces”, evalúa.

Patzer contrapone la idea de “radio de autor” como un nuevo objetivo. “La clave es agarrar un tema del dia y construir un mundo artístico alrededor de eso. No es lo mismo la radio en un día de lluvia, que en un día soleado, si es lunes, si es domingo a la noche, si alguien murió o no. Tenemos que hacer notar la diferencia”, reflexiona.

Y apuesta: “¨La radio, más allá de cualquier plataforma, debe encontrar su alma, su identidad su palabra, sus sonidos, su poética”.

 

Actualizado 22/11/2016

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo