En un homenaje al cineasta secuestrado durante la última dictadura cívico-militar se presentó en Télam la biografía Compañero Raymundo, de Cynthia Sabat y Juana Sapire

Que el lanzamiento de la biografía del cineasta Raymundo Gleyzer que escribieron Juana Sapire y Cynthia Sabat se haya hecho en el edificio de Télam, simboliza mucho más que el homenaje al director secuestrado durante la última dictadura militar. Y es que a lo largo de su vida, Gleyzer filmó una obra que es espejo de mucho de lo que significa el conflicto actual de la Agencia Nacional de Noticias: la lucha de la clase trabajadora. En junio pasado las autoridades gubernamentales despidieron a 357 trabajadores que desde entonces resisten con diversos actos y manifestaciones: la presentación de Compañero Raymundo (Ed. Sudestada, 2018) fue una de ellas.

El libro es el resultado de un trabajo de investigación de cinco años llevado a cabo por la periodista Cynthia Sabat junto a la esposa de Gleyzer, Juana Sapire. En el libro no sólo se rearma en detalle la vida del cineasta y periodista desaparecido, sino que además recompilan fotos, guiones, cartas y documentos que le pertenecieron. “Tuvimos en cuenta la revalorización de muchos documentos inéditos encontrados en la casa de Juana, con el fin de rearmar la vida de Raymundo de la forma más clara posible, ya que hay documentos que no se pudieron rescatar”, sostuvo Sabat en diálogo con ANCCOM.

La labor de Sapire ha sido fundamental para continuar con la reconstrucción del legado de su marido. Además de ser coautora del reciente libro fue la responsable del rescate y difusión de los materiales fílmicos de Gleyzer que se encontraban en su departamento de Nueva York. Ha de ser el testimonio más valioso, si se tiene en cuenta que conoció a Raymundo cuando él tenía catorce años y ella doce. Con él creció, formó una familia, fue sonidista de su filmografía y juntos viajaron para difundirla alrededor del mundo. “Raymundo más de lo que dijo, no pudo. Él tenía 34 años cuando se lo llevaron, y creo que en Los Traidores sintetizó todo”, declaró en rueda de prensa. “Nuestro trabajo era siempre hablar con la gente, sin vueltas intelectuales. Lo que para muchos era algo complejo, a nosotros en el rodaje nos parecía normal, pero de mucha dedicación. Para nada la filmación y el material de esa época difieren de los de hoy”, agregó Sapire acerca de la vorágine del trabajo junto a Raymundo.

El lanzamiento de la biografía del cineasta Raymundo Gleyzer, que escribieron Juana Sapire y Cynthia Sabat tuvo lugar en el edificio de Télam.

Además de la presentación del libro, a modo de homenaje, se proyectó el documental Me matan si no trabajo, y si trabajo me matan (1974). Con una duración de veinte minutos, el film muestra detalladamente la lucha de los trabajadores de la fábrica INSUD frente a las condiciones insalubres y mortales a las que se los sometía: las tareas derivaban en que tuvieran plomo en la sangre. La imposición de “la patronal” frente a la fuerza trabajadora es foco de Gleyzer, con el fin  de registrar la capacidad movilizadora obrera y la reivindicación del movimiento como actor político. “Cada vez que uno ve una película de Raymundo, puede darse cuenta de las problemáticas que aún siguen vigentes –afirmó Sabat-. Las similitudes con la Argentina actual son escalofriantes, pero lo que caracterizaba la obra de Raymundo, es que combinaba la belleza con la solidez política. He ahí el logro de que su trabajo haya durado tanto”.

Finalmente, las autoras resaltaron el hecho de que la presentación se haya realizado en el edificio de Télam, como un paralelismo no sólo desde la obra de Raymundo, sino también dándole importancia al conflicto que actualmente se lleva a cabo. En palabras de Sabat: “Estoy completamente solidarizada con los trabajadores de Télam muchos amigos hacían un trabajo excepcional y quedaron sin empleo como parte de un ajuste. Hablar de Raymundo Gleyzer en este lugar es muy significativo”. Por su parte, Sapire afirmó: “Me parece muy importante la lucha de Télam. Sé que Raymundo estaría muy contento, y a mí se me cae el alma, aunque espero que esta revalorización de la obra de él sirva para seguir reflexionando.”   

El libro es el resultado de un trabajo de investigación de cinco años llevado a cabo por la periodista Cynthia Sabat junto a la esposa de Gleyzer, Juana Sapire.

El cine como herramienta política

La obra de Gleyzer -nacido el 25 de septiembre de 1941- se caracteriza por haber registrado en diversos documentales y largometrajes problemáticas sociales a lo largo de Latinoamérica, con enfoques en quienes son oprimidos y sometidos a fuerzas dominantes: su primer trabajo fue en el nordeste de Brasil y se llamó La tierra quema (1964). Esas fuerzas opresivas toman la forma del Estado o del terrorismo estatal, la patronal de una empresa, o incluso un suceso revolucionario, tal como en México, la revolución congelada (1971), su primer largometraje, prohibido en Argentina y estrenado dos años más tarde. Gleyzer trabajó, además, como camarógrafo de Canal 13 en 1965, y registró en 1966 una serie documental para el noticiero Telenoche sobre la vida cotidiana que se llevaba a cabo en las Islas Malvinas. De formación marxista y con una militancia permanente, se casó con Juana Sapire, quien trabajó junto a él como sonidista y arregladora a lo largo de toda su filmografía, y con quien además tuvieron un hijo llamado Diego. En 1973, junto a su esposa, Gleyzer formó parte del grupo Cine de la Base, y  rodaron Los traidores, una película disruptiva para su época, que narra la historia ficcional de un líder obrero devenido en corrupto, a modo de retrato de la burocracia sindical dentro de una fábrica.  Tras el golpe militar, Gleyzer fue secuestrado el 27 de mayo de 1976, y hoy es uno más de los desaparecidos durante la dictadura.

  “La trayectoria de Raymundo después de cuarenta años, de destrozos en pedazos de documentos que hicieron desaparecer para que nadie los viera, es algo que hoy todavía está –dijo Juana Sapire en el cierre de la presentación-. Es lo importante, lo que tiene su corazón y el alma del Cine de la Base. Hoy me voy llena de amor y con un sentimiento hacia los jóvenes, para que revean la importancia del arte y el cine, principalmente como la fuerte herramienta que puede ser”

(La filmografía de Gleyzer podrá verse en internet a partir de octubre en la plataforma de internet Octubre.tv. La biografía Compañero Raymundo puede conseguirse en Librería Sudestada, Tucumán 1533.)

La obra de Gleyzer, se caracteriza por haber registrado en diversos documentales y largometrajes problemáticas sociales a lo largo de Latinoamérica.
Juana Sapire y Cynthia Sabat.

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo
Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anteriorResistencia gorda
Artículo siguienteCuando el silencio no es salud