Miles de personas colmaron la Plaza de Mayo en reclamo de verdad y justicia por Santiago Maldonado. A un año de su desaparición, las preguntas se multiplican pero faltan respuestas.

“Santiago fue un artista, anarquista, defensor de la tierra, un alma libre con un gran compromiso social. Vivía como sentía, con firmes ideales”. Son las palabras iniciales de Sergio Maldonado ante la multitud en un intento de definir quién era su hermano. Su familia, acompañada por organismos de derechos humanos y agrupaciones políticas, reafirmó su pedido de que se conforme un grupo de investigadores y expertos independientes que esclarezcan lo sucedido, luego de un año de destrato del Estado, en particular del aparato judicial que aún no ha podido o no ha querido dar respuestas.

El acto comenzó a las 17 con la lectura del primer manifiesto leído por Federica Pais y Liliana Daunes. Con Las Manos de Fillippi interpretando su clásico “Señor Cobranza”, un artista pintaba en simultáneo el ya icónico rostro de Santiago y capturó en el lienzo esa mirada que trascendió fronteras. Luego es el turno de Los Espíritus y, a continuación, se proyecta un video de nueve minutos, producido por trabajadores de Télam, que resume la odisea de los 78 días de búsqueda de Santiago hasta que apareció su cuerpo sin vida, el 17 de octubre del año pasado, en el mismo lugar donde más de 400 efectivos de las distintas fuerzas de seguridad –con la ayuda de drones, helicópteros y perros rastreadores–, no habían encontrado nada.

Con la caída del sol, subieron al escenario Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel y otras figuras de la cultura, la política y los derechos humanos. Con el aliento de todos ellos y de la gente en la plaza, Sergio Maldonado tomó la palabra y relató la continua peregrinación de su familia de sur a centro del país, ya que el juez de la causa, Gustavo Lleral, se encuentra en Rawson, la fiscal, Silvina Ávila, en Esquel, la Cámara de Apelaciones en Comodoro Rivadavia y la Corte Suprema de Justicia, que también interviene, en Buenos Aires.

Sergio Maldonado denunció los “ataques permanentes desde los medios de comunicación y periodistas afines a los intereses del Gobierno de Mauricio Macri».

”Los resultados de la autopsia dicen que la causa de muerte fue  asfixia por sumersión en el agua coadyuvado por hipotermia, pero nada dice sobre dónde murió Santiago, qué día, en qué circunstancias, ni cuánto estuvo su cuerpo en el agua”, explicó Sergio. Al respecto, en diálogo con ANCCOM, la legisladora Myriam Bregman sostuvo que “el Gobierno quiere hacer de la autopsia una prueba total, válida en sí misma, pero nada dice de la mecánica ni los motivos de la muerte” y agregó: “En los crímenes de Estado, las pruebas las tiene el Estado. Gendarmería sabe qué pasó con Santiago”. Su colega del Frente para la Victoria Mariano Recalde, presente en el acto, advirtió que “desde un principio y hoy aún más se confirma que lo sucedido con Maldonado es el principio de una escalada represiva”. “Aunque lo quieran disfrazar de otra cosa, se trata de una decisión política de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich de actuar con semejante violencia. No fueron exabruptos, errores ni excesos”, afirmó.

Aún quedan por descubrir muchas piezas para completar el rompecabezas de la trama del 1° de agosto de 2017. Faltan testimonios de integrantes de la comunidad mapuche. De los efectivos que ingresaron ilegalmente a la Pu Lof de Cushamen, declararon menos de la mitad. No se sabe todavía el paradero del celular de Santiago ni de la mochila que fue a buscar a la guardia de la comunidad en pleno escape, donde se lo vio con vida, y cuyo incendio el último 2 de mayo tampoco fue esclarecido. Siguen pendientes una reconstrucción de los hechos así como el resultado del peritaje sobre el DNI del joven.

“Esta es una causa plagada de irregularidades. Con una ministra de Seguridad que así como no quiere tirar un gendarme por la ventana, se niega a que la fuerza sea investigada. Hay responsabilidad estatal, encubrimiento y una protección directa a los miembros de Gendarmería que intervinieron sin siquiera una orden judicial en territorio mapuche”, opina la dirigente de izquierda Manuela Castañeira. Las irregularidades se acumulan: libros de actuación de Gendarmería adulterados, grabaciones incompletas del operativo, espionaje de celulares de la familia de Santiago o la falta de análisis de las inconsistencias y contradicciones que surgen de las 19 declaraciones testimoniales que dieron los gendarmes hace 11 meses.

Con la caída del sol, subieron al escenario Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel y otras figuras de la cultura, la política y los derechos humanos.

En su discurso, Sergio Maldonado denunció los “ataques permanentes desde los medios de comunicación y periodistas afines a los intereses del Gobierno de Mauricio Macri, con expresiones sobre dónde estaba Santiago cuando lo buscábamos hasta el cuestionamiento de por qué seguimos reclamando si ya se sabe su causa de muerte”. El productor y comunicador Claudio Villarruel, presente en la convocatoria, subrayó que “lo que hicieron los medios fue lamentable, una cobertura bochornosa que se puede esperar de algunos de sus dueños, tipos que están en el negocio y en la transa grande. Lo que me preocupa son los trabajadores. Por suerte siguen existiendo algunos periodistas y medios que tratan de ser fieles a la verdad”, afirma.

En su intervención, Sergio Maldonado manifestó su preocupación por la militarización de la seguridad interna que el Ejecutivo. El diputado y nieto restituido, Juan Cabandié, opinó que “el Gobierno está restableciendo una doctrina de funcionamiento de las Fuerzas Armadas que tiene que ver con el uso no gradual de la fuerza. Hay que analizar esa nueva doctrina hacia las fuerzas de seguridad impartida por Mauricio Macri y ejecutada por Patricia Bullrich vinculada al modelo económico que llevan a cabo que solo busca proteger el patrimonio de los sectores más poderosos”.

Una multitud reafirmó el pedido de que se conforme un grupo de investigadores y expertos independientes que esclarezcan lo sucedido.

La noche invadía la plaza y el público escuchaba con atención las últimas palabras de Sergio, quien agarró firme el micrófono aunque por momentos se le quebraba la voz. Le hablaba a su hermano Santiago: “Tratá de descansar como puedas y como te dejen. Te respeto, te quiero mucho”. La emoción lo obliga a una pausa. Andrea, su compañera, se acerca y lo abraza por detrás, y así logra pronunciar una última frase: “Si este Gobierno es indiferente, nosotros decimos Santiago es solidaridad”.

A pocas cuadras de allí, en el ND Ateneo se estaba por estrenar El camino de Santiago, la película dirigida por Tristán Bauer que homenajea a Maldonado. Pocos minutos antes de que se iniciara, con los invitados en el hall del teatro, un grupo de extraños encapuchados destrozaron a piedrazos el frente vidriaron y huyeron. Llenaron de miedo e indignación a los presentes. ¿Habrán sido los mismos sentimientos que tuvo Santiago cuando escapaba de Gendarmería?

Mirá la fotogalería de ANCCOM:

Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anteriorHacia la vigilia, sin dictamen
Artículo siguienteSirenazo Nacional