Como se esperaba, el Senado aprobó anoche la ley para frenar los tarifazos, y pocas horas después, el ejecutivo adelantó el veto. Crónica de una noche larga y tensa y de una ley fugaz.

La Cámara de Senadores aprobó esta madrugada, con 37 votos a favor y 30 en contra, la Ley de Emergencia Tarifaria que retrotrae el precio de las tarifas al 1 de noviembre del año pasado y limita la actualización por encima del índice de variación salarial. Sin embargo, el jefe de gabinete Marcos Peña anunció esta mañana que la ley está vetada, con lo cual el aumento llegará de la mano del frío. El senador oficialista formoseño Luis Naidenoff agregó: “el veto en estas condiciones es una necesidad política”.

Después de once horas de sesión, la senadora Cristina Fernández de Kirchner cerró, con 52 legisladores ausentes, las exposiciones de los legisladores del bloque FPV-PJ. En su discurso sostuvo que “la impunidad mediática” es lo que le permite al gobierno implementar políticas económicas de ajuste. “¿Alguien se puso a pensar la angustia de la gente sentada frente a las boletas de luz, gas y agua?”, se preguntó la ex presidenta. “¿Qué inversiones trajeron ustedes si las que están haciendo son en Vaca Muerta?”, cuestionó la senadora antes de recordarle a Gabriela Michetti que ella siendo diputada se opuso a la estatización de YPF.

En su discurso le recordó a la presidenta del Senado que cuando era oposición había tuiteado: “No hay que subir las tarifas, hay que favorecer a la gente más humilde que paga muy caro los servicios”, permitiéndose la ironía que muy poco le gustó a Michetti. En otra comparación entre las obras de su gobierno y las de actual, Cristina dijo: “A nosotros nos gusta la patria, nos gustan los próceres. Ustedes pónganle el puma salvaje o el yaguareté mimoso cuando inauguren alguna”. A las 2.30 #YaguareteMimoso era trending topic en Twitter. 

Cristina Fernández de Kirchner en su banca del Senado de la Nación.
Fernández de Kirchner fue una de los 37 senadores que votaron a favor de la Ley de Emergencia Tarifaria.

La semana arrancó caliente: en un video el Presidente Mauricio Macri le pidió a la oposición que no sigan “las locuras de Cristina Fernández de Kirchner” y recomendó el uso de lamparitas led para ahorrar energía. Se reunió, luego, con senadores de la oposición para tentarlos con la baja de algunos impuestos en las tarifas. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se juntó con distintos gobernadores justicialistas para que sus senadores voten en contra. Nada de eso funcionó, el gobierno no pudo frenar la unión de los bloques opositores en el Congreso. Igualmente, Macri ya había anunciado el veto.

El primer senador oficialista en hablar en el recinto fue Esteban Bullrich que arrancó con una ironía a Cristina. Calificó de “demencial” la política del gobierno anterior y aclaró que no quería “herir susceptibilidades”. El senador retomó así la “discusión virtual” que comenzó el lunes el Presidente cuando llamó “loca” a Cristina y ella tuiteó que “tratar de loca a una mujer es típico de machirulo”.

El senador calificó a la ley de “inconstitucional, demagógica e irresponsable”. También afirmó que la propuesta de la oposición no soluciona la crisis energética.

Otro de los datos salientes de la jornada fue cuando después de 5 horas de sesión, el periodista de El Destape Juan Amorín difundió en Twitter tres fotos que le sacaron a la pantalla del celular del senador Federico Pinedo. Se veía una conversación de WhatsApp en la que el legislador recibía órdenes directas del ministro de Interior, Rogelio Frigerio. “Yo lo mandaría al frente a Pichetto (senador opositor) como autor de nuestra propuesta”, decía el mensaje que Frigerio le mandó a Pinedo a las 15.33, en plena sesión. “Así lo haré”, le respondió el obediente senador. A los pocos minutos el tuit se viralizó.

“Cuando yo era chico, interferir en las comunicaciones o violar la correspondencia era un delito. Ahora no, es una cosa más o menos normal”, aclaró Pinedo antes de obedecer la orden del ministro. “Pichetto es el autor del proyecto de rebaja de IVA, que nosotros impulsamos”, dijo.

Pinedo en su banca del Senado trabaja con su computadora personal y teléfono celular.
La imagen del celular de Federico Pinedo hizo pública una conversación con Rogelio Frigerio.

Frigerio le mandó otro mensaje a Pinedo que decía: “Lucila (Crexell) amenazó con la abstención. Creo que la convencí”. La senadora neuquina Crexell integra el bloque del salteño Juan Carlos Romero. El martes fue recibida por Macri junto con los senadores Cristina Fiore, del Partido Renovador de Salta, Guillermo Pereyra del Movimiento Popular Neuquino (MPN), y Carlos Alberto Reutemann, de Alianza Cambiemos Santa Fe.

La senadora Crexell negoció con el ministro de Agroindustria, Luis Etchevehere, y con Frigerio la prórroga de la Ley de Emergencia Frutícola a cambio de su voto en contra de la Ley de Tarifas. La senadora confirmó que Etchevehere ya firmó y Macri, al igual que Frigerio, se comprometió a que se la prorrogue. Así evitaron la abstención de la senadora neuquina, Que igualmente sostuvo que siempre estuvo entre el voto negativo o la abstención.

El senador Carlos Saúl Menem llegó al recinto a las 14 en punto, hora pautada para que empezara la sesión, acompañado por su hija Zulemita. Se sentó en la banca, se paró, cantó el Himno Nacional y se fue. Fue el único senador que no tuvo nada arriba de su escritorio en toda la sesión. El ex presidente tiene 87 años y varias causas en la justicia. Por una de ellas debería pasar 7 años en prisión por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia.

Doce horas después de haberse ido del recinto, el ex presidente volvió a entrar, escuchó una parte del discurso de Pichetto y el de Naidenoff, votó a favor y se fue nuevamente. “Si lo trajeron, es porque va a votar”, confirmaron fuentes cercanas al riojano.

A pesar de las reuniones de Macri con senadores, ministros y gobernadores con las que el oficialismo intentó frenar la unidad parlamentaria entre los bloques opositores, no pudo evitar que se votara a favor de la emergencia energética. “A la oposición la une el afán de esmerilar a un gobierno más que construir un proyecto que le sirva a la gente”, expresó a ANCCOM el senador oficialista Luis Naidenoff. Para el diputado Felipe Solá la unidad es “importantísima ante cosas que son indignantes y van en contra de la gente”.

Gabriela Michetti escucha a los oradores desde la presidencia del Senado.
En plena sesión, Cristina Fernández le recordó a Gabriela Michetti su voto en contra de la estatización de YPF.

La senadora de Río Negro del bloque Frente Progresista Magdalena Odarda opinó: “Que se hayan unido bloques que antes no encontraban puntos de acuerdo para frenar el aumento de tarifas en la Cámara de Diputados y Senadores es un buen síntoma. Es bueno que haya unión entre los que pensamos similar”.

La Ley de Emergencia de Tarifas fue una propuesta del bloque Argentina Federal y del Frente Renovador. Obtuvo media sanción el 9 de mayo cuando 133 diputados votaron a favor, 94 en contra y 3 se abstuvieron. Anoche 37 senadores aprobaron el proyecto sin ninguna modificación, tal cual venía de la Cámara Baja. Algunas horas después de aprobado, tal como lo había anunciado el ejecutivo se anunció el veto a la norma.

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo