Con la firma de 71 diputados, por séptima vez ingresó al Congreso un proyecto para despenalizar el aborto. Nunca antes el tema alcanzó tanta visibilidad y tuvo un contexto tan favorable.

Diputados de distintas extracciones políticas presentaron en el Congreso nacional -junto a referentes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito- un proyecto de ley para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo.

La iniciativa cuenta con la firma de 71 legisladores  entre los que se encuentran  Victoria Donda (Libres del Sur), Mónica Macha (Frente para la Victoria), Brenda Austin (UCR-Cambiemos)  Romina del Plá (Partido Obrero-FIT), Daniel Lipovetzky (Pro-Cambiemos), Carla Carrizo, Martín Lousteau y Teresita Villavicencio (Evolución), entre otros.

Séptima presentación del proyecto de ley de IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) en el Anexo del Congreso de la Nación, a cargo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal.

 Desde temprano, en la mañana, numerosas mujeres se acercaban a las adyacencias del Congreso con sus pañuelos verdes al cuello o haciéndolos flamear. Algunas pudieron ingresaron  al edificio de la Cámara Baja para presenciar la conferencia de prensa en la que se anunció públicamente la presentación, otras aguardaban en la calle, en nutridas columnas que vestían la Avenida Rivadavia.

 Pañuelo verde no parece casual. El color de la  esperanza identifica a un proyecto de ley, nacido en las entrañas del movimiento feminista, que sufrió muchos años de descarte parlamentario: esta es la séptima oportunidad en que se presenta esta iniciativa en el Congreso. Pero nunca antes contó con un contexto tan favorable, transformado por la visibilidad pública que tomó la lucha por los derechos de la mujer en el país.

 Según datos de  un estudio realizado por la Cepal, en la Argentina cada año interrumpen de forma clandestina un embarazo entre 370.000 y 522.000 mujeres. “Es el Estado quien debe proteger y garantizar los derechos, tanto a la mujer que quiere procrear y ser madre, como a la mujer que quiere interrumpir el embarazo”, clamó Victoria Tesoriero, miembro de la Campaña y oradora en el acto de presentación.

En Argentina, el aborto solo está permitido cuando el embarazo es producto de una violación o corre riesgo la vida de la mujer. En marzo de 2017,  un caso emblématico permitió introducir en la sociedad el debate de la interrupción voluntaria del embarazo: la historia de Belén, la joven tucumana de entonces 27 años, que fue absuelta por la Corte Suprema de la provincia luego de pasar dos años presa con una sentencia por homicidio agravado. Su encarcelamiento había desatado una ola de protestas y movilizaciones de movimientos de mujeres y organismos de derechos humanos.

 El debate hoy es: aborto clandestino o aborto legal seguro y gratuito. El aborto es la mayor causa de muerte de mujeres gestantes. Por ello, es necesario un Congreso a la altura del debate “Hay que desentramar un nudo paradójico para que las posiciones ideológicas y religiosas no obstruyan a la democracia, ya que somos las mujeres las que damos humanidad a un organismo que todavía no es persona, somos nosotras las que elegimos” argumento Martha Rosemberg.

Terminada la oratoria de los 15 participantes y ante fervorosos aplausos, los cantos rezaban “abajo el patriarcado se va a caer, arriba el feminismo te va a romper te va a romper”. Mientras tanto Florencia Freijo, referente del movimiento feminista comentaba a ANCCOM: “Creo que va a ser un año muy intenso porque el movimiento de mujeres no va a parar hasta que esto salga porque se gestó un escenario compatible y es una oportunidad histórica para garantizar los derechos para un montón de mujeres en Argentina que están en condición de precariedad”.

Mirá la fotogalería de ANCCOM:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo