Durante el último fin de semana hubo cien mil afectados por falta de suministro eléctrico sólo en la zona sur del gran Buenos Aires. Los vecinos piden explicaciones y resarcimiento.

El 2018 comenzó con elevadas temperaturas y también con una ola de cortes de luz que afectaron simultáneamente a más de 100 mil personas el último fin de semana. Si bien los registros de cortes de suministro eléctrico comenzaron a fines de diciembre, la situación se intensificó los últimos días. La interrupción del suministro eléctrico se da a pesar del nuevo cuadro tarifario, que lejos de mejorar la calidad de los servicios, cada vez son más deficientes.

Las áreas que demostraron una mayor deficiencia en la prestación de energía eléctrica en los últimos días fueron las que se encuentran concesionadas a Empresa Distribuidora Sur S.A. (EDESUR) y Empresa Distribuidora y Comercializadora Norte S.A. (EDENOR). De los más de 100 mil afectados, 90 mil corresponden a Edesur y 15 mil a Edenor.

vecinos cortando una calle, manifestándose en contra de los cortes de luz.
Vecinos de la zona sur del gran Buenos Aires se manifestaron por la falta de suministro eléctrico que sufrieron el último fin de semana.

La tarde del jueves último, bajo una alerta naranja y una sensación térmica superior a los 35 grados, la cifra se triplicó. Ese mismo día, Edesur informó a través de su sitio web que se habían programado interrupciones rotativas en algunos barrios debido “al corte en una línea de alta tensión producido por una tunelera ajena a la empresa”. Además, agregó que los cortes no se prolongarían por más de seis horas, afectando principalmente a los barrios de Villa Soldati, Liniers, Pompeya, Caballito, Constitución, Flores, Villa Lugano y Mataderos. Sin embargo, la interrupción del servicio se extendió en tiempo y zonas. La falta de suministro eléctrico también llegó a Lomas de Zamora, Florencio Varela, Avellaneda, Berazategui, Lanús y Quilmes, entre otras localidades.

“Los cortes de luz se prolongaron desde el jueves a las 8 de la noche, hasta el sábado a la mañana. Con el calor fue terrible. En el edificio de enfrente vive gente de 80 y 90 años. No podían moverse de sus casas debido a la imposibilidad de usar los ascensores. No podíamos subir agua de las bombas para bañarnos, fue una complicación”, explica Mirta Izurieta, de Lanús. Los vecinos de su barrio recurrieron a una solución provisoria frente a la falta de respuestas de la empresa. “Un hombre que trabajó en Edesur vino el viernes a la noche a ver qué había que comprar para solucionar el problema. Resulta que era una caja que se había quemado. Así que él compró lo necesario para arreglarla y entre los afectados de las tres torres pusimos 500 pesos cada uno, para repartir los gastos”, explica Izurieta que el sábado volvió a tener luz, “pero Edesur nunca vino”, dice. La vecina de Lanús adelanta las medidas que tomarán en el barrio: “Ahora vamos a realizar un reclamo, con todos los números de la gente que llamó, para ir hasta la empresa y hacer una descarga y esperar algún tipo de resarcimiento por lo que pasó. Decidimos hacer una carta documento con las boletas de los vecinos y los reclamos que ellos no contestaron, a la espera de una respuesta”.

Por Avellaneda la situación fue similar. “La semana pasada nos cortaron la luz, entre tres y cuatro veces aproximadamente. Y aparte se cortaba y volvía de forma repetida, y bajaba la tensión. Yo tuve que desconectar todo. Y el día que más calor hizo, el jueves, estuve toda la noche sin luz. Soy hipertensa, y la situación me afectó mucho, ya que no tenía ganas ni de levantarme de la cama”, sostiene Blanca Rosales, vecina de la localidad de Villa Domínico. Y se queja: “Hubo un aumento importante. Con mi marido notamos que aumentó el doble a comparación de lo que veníamos pagando antes”.

dos vecinos en la calle, manifestandose en contra de los cortes de luz.
La Defensoría del Pueblo pidió a las empresas un informe sobre las causas que provocaron la falta de servicio, el promedio de duración de los cortes y las medidas que se adoptaron para evitarlos.

La localidad de Wilde, partido de Avellaneda, también fue uno de los lugares afectados por los cortes. “De día más o menos me arreglo, pero de noche y con el calor, es tremendo. Después, el tema son los artefactos. Tuve que desenchufar todo porque la luz vuelve de golpe y si no me quema las cosas”, explica María Sánchez, otra de las vecinas.

ANCCOM se comunicó con la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires que informó que el 60% de los reclamos recibidos se debieron a la calidad del servicio; casi el 12% por facturación; y el porcentaje restante a otro tipo de quejas como incumplimiento contractual, riesgo en la prestación del servicio, aumento de tarifa, alta o baja en el servicio, y reclamos similares. Respecto a los organismos denunciados, la Defensoría concluye que casi el 57% de las denuncias son hacia la Edesur, un 11% hacia Edenor, y que el resto corresponden a otras empresas como Energía Argentina S.A (ENARSA) y al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

En este sentido, la Defensoría del Pueblo de la Provincia anunció también que ante los reiterados reclamos por los cortes en los servicios de luz y agua en toda la Provincia, se realizó un pedido hacia las empresas Edelap, Absa y AySA para que informen cuáles son los planes de contingencia para solucionar estos inconvenientes. La Defensoría sostiene que esta medida “apunta a que las empresas informen cuáles fueron las causas que provocaron la falta de servicio, el promedio de duración de los cortes y las medidas que se adoptaron para evitarlos”. En la misma línea el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, explicó: “Recibimos muchos reclamos por la calidad de la prestación de los servicios públicos. Si tenemos que llegar a instancias judiciales para que el Poder Judicial obligue a las empresas a brindar un servicio adecuado, lo vamos a hacer”. Lorenzino anunció también que: “El 2 de febrero en la audiencia pública por el aumento de la tarifa del agua plantearemos una visión crítica, porque se incrementa su valor pero el servicio no mejora su calidad”.

vecina con dos botellas de plástico en la mano, manifestándose por los cortes de luz y agua.
“Si tenemos que llegar a instancias judiciales para que el Poder Judicial obligue a las empresas a brindar un servicio adecuado, lo vamos a hacer”, dijo Guido Lorenzino.

Por su parte, la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA) advirtió a través de un comunicado que debido a los cortes de suministro eléctrico que afectaron a numerosos centros comerciales y comercios Pyme de la Ciudad está trabajando para conseguir una respuesta favorable ante las empresas distribuidoras -Edenor y Edesur- y ante el organismo de control Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE). Además, anunció que solicitó a dichas empresas establecer un mecanismo que permita el resarcimiento económico inmediato a los comercios damnificados por los daños y perjuicios ocasionados.

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo
Compartir

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original. Esta licencia no es una licencia libre.
CC

Artículo anterior“Aún en medio del infierno, estamos creando desde la alegría”
Artículo siguienteEl arte, la calle y la política