Organizaciones políticas y sociales se movilizaron para repudiar la agenda de la cumbre que deliberó en Buenos Aires. Otra vez, la Policía reprimió durante la desconcentración.

Al grito de “el libre comercio se va acabar”, organizaciones políticas y sociales se manifestaron en un militarizado centro porteño en contra de la agenda de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que deliberó esta semana en Buenos Aires. La marcha se desarrolló sin incidentes, pero las fuerzas de seguridad avanzaron sobre los manifestantes durante la desconcentración y detuvieron al menos a seis personas.  Pasadas las 20:30, unos 400 uniformados -participaron las Policía Federal y de la Ciudad y la Gendarmería- circularon con camiones hidrantes por las avenidas Callao y Corrientes. María Carmen Verdú, abogada de la CORREPI, tildó el operativo como una “brutal cacería” y explicó que se repitió la metodología utilizada en la marcha por Santiago Maldonado del 1 de septiembre pasado. En aquella oportunidad, la Policía detuvo a una treintena de manifestantes, la mayoría al voleo.  

Manifestantes con diferentes banderas marchan por una de las avenidas del centro porteño.
La movilización clausuró las jornadas de debate de la “Semana de Acción – Fuera OMC” y “La Cumbre de los pueblos”.

En rigor, la reacción oficial a las acciones críticas de la cumbre comenzaron el fin de semana. Fue cuando el gobierno prohibió el ingreso al país de activistas de diferentes ONG y trabajadores de prensa extranjeros. Los casos más resonantes fueron los de la periodista británica Sally Burch y el noruego Petter Titland, referente de la ONG AttacNorge. Especialista en Derecho a la Comunicación, Burch evitó los eufemismos para explicar la posición del Gobierno argentino. “La única lógica es que no les haya gustado las cosas que escribo”, argumentó.

La movilización de este martes clausuró las jornadas de debate de la “Semana de Acción – Fuera OMC” y “La Cumbre de los pueblos”, una suerte de ‘contracumbre’ crítica de los ejes de debate y discusión de la reunión de la OMC. “Luchamos por una vida digna y sustentable”, subrayó la representante de Fuera OMC, Luciana Ghiotto, en diálogo con ANCCOM.

Manifestantes exhiben carteles en forma de mano donde se lee "Argentina libre de TLC" y "Fuera OMC"
“Luchamos por una vida digna y sustentable”, dijo Luciana Ghiotto, representante de Fuera OMC,

La marcha se realizó de forma pacífica y ordenada. Colores, cantos y consignas en varios idiomas, pero con un mismo mensaje, coparon el recorrido entre el Congreso y el Obelisco. Participaron, entre otros, militantes y dirigentes de la CTEP, el Movimiento Evita, ATE, MST, Partido Obrero e  Izquierda Socialista, y también los gremios docentes. Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, se mantuvo al frente durante toda la marcha al grito de  “Fora Macri y fora Temer”.  Al finalizar la movilización fue despedida con cálidos abrazos y saludos latinoamericanos.

Hubo postales para repudiar la agenda del libre comercio sin protección, como la de un joven que simulaba rociar con agrotóxicos a otro que estaba disfrazado de frutas. “Somos lo que comemos, y nos estamos alimentando muy mal a causa de llenar sus bolsillos”, resumió la colombiana Uri Sánchez, perteneciente al movimiento “Vida Campesina”, en diálogó con ANCCOM.

Entre medio de las banderas verdes y rojas, un joven repartía volantes. Era Ezequel Carrizo, militante de Pueblos Catamarqueños en Resistencia y Autodeterminación (PUCARA) y férreo crítico de los emprendimientos mineros. “En Fiambalá, pueblo de 10 mil habitantes, hay más de veinte proyectos mineros. La instalación de plantas de litio provocó la muerte de la fauna autóctona. Estamos luchando por la vida, el agua y la tierra; y por una economía regional amigable con nuestro medio ambiente”, le dijo a esta agencia.

Manifestantes sostienen una bandera perteneciente a Pueblos Originarios donde muestran su repudio a la OMC.
“Somos lo que comemos, y nos estamos alimentando muy mal a causa de llenar sus bolsillos”, dijo Uri Sánchez, perteneciente al movimiento “Vida Campesina”.

Sobre el final de la marcha, las organizaciones evitaron la lectura de un documento final. “La OMC representa todos los males del liberalismo económico y los derechos corporativos. Vienen para acabar con todo lo que es público”, resaltó Ghiotto.

Por otra parte, la activista pidió que “el reclamo se escuche porque esto ha sido una marcha pacífica, totalmente tranquila. Gente de todos los países han venido a decir ‘Basta OMC’”. Y advirtió: “Macri está queriendo demostrar que la Argentina da confianza jurídica para que vengan inversores y sin ningún tipo de requisito. No queremos proteger a los inversores por sobre las personas, la naturaleza y los derechos humanos. Luchamos por una vida digna y sustentable”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Actualizado 14/12/2017

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo